Tirar del carro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las economías de Chile, Brasil y México se encuentran en buena forma. Según las últimas estadísticas y previsiones para 2011 difundidas por la OCDE, los tres principales motores de la economía latinoamericana continuarán con sus buenos datos, incluso por encima de los demás miembros de la Organización en lo que a crecimiento del PIB se refiere. Sin embargo, pese a que las noticias son positivas, los tres países tienen mucho trabajo por delante. Las economías de Chile, Brasil y México se encuentran en buena forma. Según las últimas estadísticas y previsiones para 2011 difundidas por la OCDE, los tres principales motores de la economía latinoamericana continuarán con sus buenos datos, incluso por encima de los demás miembros de la Organización en lo que a crecimiento del PIB se refiere. Sin embargo, pese a que las noticias son positivas, los tres países tienen mucho trabajo por delante.

Lo cierto es que estos datos hay que observarlos bajo una perspectiva histórica. Estados desarrollados como EEUU han visto rebajada su previsión de crecimiento hasta el 2,7% para este año y el 2,2% para 2011. La crisis financiera ha golpeado con dureza la economía estadounidense y los movimientos para introducir liquidez en el mercado no están dando los resultados presupuestados. Sin embargo, la de EEUU es una economía desarrollada que, en consecuencia, es poco probable que alcance crecimientos como los de economías en desarrollo.

Brasil es un buen ejemplo de ello. Después de estancarse en 2009, el PIB del país dirigido por Lula da Silva crecerá este año un 7,5%, muy por encima de los países desarrollados. Los datos de pobreza son emblemáticos. La clase media brasileña ha pasado del 37,6% en 2003 al 50,4% en 2009, según datos del superintendente de relaciones con inversores de Multiplan, Rodrigo Krause, y los índices de desempleo se mantienen estables entre el 6 y el 7%.

Estos datos reflejan una gran mejoría. Por el contrario, también identifican el punto de partida de la economía brasileña antes de su eclosión como país emergente. La población que vivía por debajo de la pobreza en 2003 se situaba en algo más del 50% de la población. A día de hoy, esos datos han descendido hasta el 37%. Es innegable que el crecimiento del PIB, que se situará en el 4,3% en 2011 según la OCDE, habla de una mejoría de la economía brasileña. Por el contrario, su crecimiento partió de una situación de subdesarrollo.

El año 2009 fue aciago para Chile. A una caída de su economía del 1,4% han venido a sumarse sus consecuencias en 2010. A finales de julio, el nuevo presidente chileno, Sebastian Piñera, anunciaba la primera subida del índice de pobreza desde el inicio de la democracia. 355.000 ciudadanos habían perdido capacidad adquisitiva, pasando a significar un 15% de la población en estas circunstancias. Piñera achacaba a los escasos datos de crecimiento de la economía y a los trabajos precarios las malas noticias.

La OCDE ha dado un espaldarazo a la economía chilena. Según sus previsiones, este año el PIB chileno se ha recuperado para crecer hasta el 5,2% y lo hará hasta el 6,2% en 2011. Esto significaría recuperar la senda que ha permitido rebajar los índices de pobreza desde el final de la dictadura, algo siempre beneficioso tanto para los chilenos como para sus vecinos y socios comerciales.

México parece haberse estancado en los últimos dos años. La fuerte dependencia de la economía mexicana con respecto a la estadounidense provocó un hundimiento del PIB en 2009 para caer un 6,6%. Sin embargo, según datos de la OCDE, México recupera la senda positiva para crecer un 5% este año y un 3,5% el próximo. El estancamiento en 2011 vuelve a tener en los flojos datos de EEUU su explicación.

Al cierre del año, alrededor de 6.8 millones de mexicanos pasarán a formar parte a las filas de la población en condiciones de pobreza. De ellos 2.5 millones no dispondrán de los alimentos necesarios para cubrir sus necesidades básicas. El número de pobres en México alcanzará un saldo de 50 millones este año, de los cuales 19 millones vivirán en condiciones de pobreza alimentaria. Estos datos reflejan los grandes avances que México bebe acometer de cara al futuro.

Los buenos datos de Chile y Brasil contrastan y ejemplifican que dirección ha tomado la economía mundial al menos mientras perdure la crisis económica. Los dos primeros países mantienen fuertes vínculos con Asia, principalmente con China, Corea del Sur y Japón. Exceptuando a México, que parece abocada a mantener su dependencia hacia EEUU, la mayoría de las economías latinoamericanas han efectuado el mismo viraje hacia Asia y sus buenos datos de crecimiento parecen indicar que han hecho lo correcto.

La India es el mejor de los ejemplos en relación a la capacidad de engaño de los índices macroeconómicos. Con crecimientos del 7,7, 9,1 y 8,2% desde 2009 hasta 2011, reflejan la espectacular evolución de la economía india. Sin embargo, es de orden público, sus índices de pobreza siguen siendo apabullantes. Si la economía sigue poniendo su foco en Asia, la India terminará por mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos. Por el momento, junto a los tres países latinoamericanos de la OCDE, se mantiene en cabeza del crecimiento y al frente del engaño.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA