Los socios chinos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Repsol se ha asociado con la petrolera china Sinopec que tomará el 40% de su filial brasileña tras suscribir íntegramente una ampliación de capital por 7.100 millones de dólares (unos 5.200 millones de euros), un importe, que según la compañía española cubre la totalidad de las necesidades de financiación de las inversiones previstas en los proyectos de exploración y producción en el país latinoamericano. Repsol se ha asociado con la petrolera china Sinopec que tomará el 40% de su filial brasileña tras suscribir íntegramente una ampliación de capital por 7.100 millones de dólares (unos 5.200 millones de euros), un importe, que según la compañía española cubre la totalidad de las necesidades de financiación de las inversiones previstas en los proyectos de exploración y producción en el país latinoamericano.

Los inversores celebraron hoy esta alianza con subidas del 6% en el valor de las acciones del grupo español, y los analistas aplauden el paso que la compañía presidida por Antonio Brufau ha dado para crecer en Brasil formando uno de los mayores grupos petroleros de Latinoamérica, con un valor estimado de 17.773 millones de dólares (13.044 millones de euros).

En concreto, los activos de Repsol Brasil se valoran en la actualidad en 10.664 millones de dólares (unos 7.826 millones de euros). Bajo los términos del acuerdo, la compañía española realizará una ampliación de capital que será suscrita íntegramente por Sinopec.

Tras completarse la operación, Repsol mantendrá el 60% de las acciones de Repsol Brasil mientras que Sinopec contará con el 40% restante. El grupo que preside Antonio Brufau barajaba dos opciones: colocar en Bolsa el 40% de su filial o vender ese paquete a socios institucionales. El grupo se ha decantado por esta última, y los analistas lo respaldan, fundamentalmente por el precio “sorprendentemente alto”, para los expertos de BPI. Repsol ha vendido el 40% de su filial brasileña en el rango alto de la horquilla de la valoración media de los analistas, entre 6.000-8.000 millones de dólares (4.403-5.871 millones de euros).

La operación también es otra señal del creciente peso de China en la escena energética internacional, un país que necesita acceder al mercado de las materias primas para respaldar su expansión económica.

Desde enero del año pasado y en plena crisis económica, las tres mayores petroleras del gigante asiático han gastado 36.000 millones de dólares (unos 26.420 millones de euros) para adquirir activos de petróleo y gas. Brasil es un objetivo clave para la inversión china, con acuerdos en el sector de las ‘commodities’ valorados en 4.300 millones de dólares (3.155 millones de euros), que ya han sido firmados este año, en comparación a los 362 millones de dólares (265 millones de euros) de 2009, según Dealogic.

Los grupos asiáticos no son desconocidos para Repsol. China National Petroleum Company (CNPC), matriz de Petrochina, el mayor conglomerado petroquímico del país, ya estuvo interesado en la compra de YPF, la filial argentina de la petrolera española, por la que llegó a realizar una oferta superior a los 14.000 millones de dólares (10.275 millones de euros) el pasado año, según se hicieron eco algunos medios.

Con la operación anunciada hoy además, Repsol no sólo consigue un socio de gran peso sino la financiación suficiente para hacer frente a cualquier imprevisto, como la indemnización que tendrá que pagar Gas Natural a Sonatrach. Hoy también, cinco directivos de la argelina han sido condenados a penas de prisión por las irregularidades de un contrato con la compañía británica Reptor.

Repsol también tiene intereses en Cuba. Si todo marcha según el calendario previsto, la petrolera española comenzará a explotar crudo en aguas territoriales cubanas a principios del próximo año. Pero además, en la Isla también tiene muchos intereses China, el tercer socio comercial de la isla. También Brasil, mediante programas de cooperación.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA