Los empresarios mexicano divididos ante el TLC con Brasil y Perú

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La reunión entre el Secretario mexicano de Economía, Bruno Ferrari, y el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Mari Sánchez Ruiz, tiene resultados positivos para la firma de los Tratados de Libre Comercio con Brasil y Perú, pese a la oposición de los empresarios agrícolas y ganaderos. El apoyo de los empresarios industriales da un nuevo impulso a los acuerdos comerciales. La reunión entre el Secretario mexicano de Economía, Bruno Ferrari, y el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Mari Sánchez Ruiz, tiene resultados positivos para la firma de los Tratados de Libre Comercio con Brasil y Perú, pese a la oposición de los empresarios agrícolas y ganaderos. El apoyo de los empresarios industriales da un nuevo impulso a los acuerdos comerciales.

Aunque la agenda de la reunión incluía los aspectos arancelarios, la inversión, las compras por parte del gobierno y la propiedad intelectual, la conversación se centró en el catálogo de productos a los que se debería permitir la entrada. El sector industrial mexicano se ha manifestado a favor de abrir el comercio con Brasil, Perú. Pese a la oposición de las principales asociaciones agrícolas y ganaderas de México, la reunión ha terminado con 1.200 productos pactados para el acuerdo comercial y tan solo ha existido duda en 13 de ellos.

Entre los productos que suponen incertidumbre en el acuerdo comercial se encuentran la carne de bovino y el azúcar. Los ganaderos mexicanos rechazan el cupo de importación de carne de bovino de Perú y Colombia, argumentando que ésta podría afectar al ganado mexicano. En relación con los animales colombianos, la protesta se concreta en la posibilidad de que no estén libres de la fiebre aftosa. En el caso de Perú, lo que disgusta a los agricultores es el hecho de que el país pretenda incluir al 100% del sector agropecuario en las negociaciones, a los que además se atribuyen diversas plagas y enfermedades que no existen en México.

En la misma línea se han manifestado los productores azucareros, que consideran que la entrada de productos de la agroindustria azucarera pondría en riesgo la competitividad nacional. Especialmente en Norteamérica, con quien México tiene un tratado comercial del que Brasil y Perú podrían aprovecharse, reduciendo la capacidad mexicana.

Sin embargo, la mayor parte del sector industrial considera beneficioso la firma de los acuerdos comerciales con Brasil y Perú. Y es que la mayoría de los sectores, tanto productivos, que cuentan con preferencias arancelarias, como de servicios, que ya tienen presencia en estos países, se verían favorecidos por el acuerdo. Con lo que la división entre los empresarios mexicanos se hace cada vez más patente.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA