Integración

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las bolsas latinoamericanas han firmado una serie de acuerdos recientemente destinados a impulsar el proceso de integración de los mercados regionales. La finalidad última de estos movimientos parece ser luchar contra la omnipresencia de Wall Street y conseguir que los inversores locales puedan negociar los valores cotizados en cada país del subcontinente sin tener que recurrir al mercado estadounidense. Las bolsas latinoamericanas han firmado una serie de acuerdos recientemente destinados a impulsar el proceso de integración de los mercados regionales. La finalidad última de estos movimientos parece ser luchar contra la omnipresencia de Wall Street y conseguir que los inversores locales puedan negociar los valores cotizados en cada país del subcontinente sin tener que recurrir al mercado estadounidense.

Sin embargo, según las opinones de algunos analistas internacionales consultados por Americaeconomica.com, este aliento unitario también puede tener relación con la necesidad de bucar protección frente a las turbulencias financieras que azotan últimante a los países desarrollados.

Claudio González, experto de la casa de análisis chilena Tanner Corredores, ha comentado a Americaeconomica.com que “los mercados emergentes han visto que tienen características internas que les dan una gran fortaleza y buscan herramientas que permitan avanzar en una integración financiera entre ellos”. De esta forma, buscan una serie de fórmulas de desarrollo mediante el estudio de las economías avanzadas. Con esta pretensión, durante las últimas semanas han sido numerosos los acuerdos de integración que han establecido las bolsas de una serie de países latinoamericanos.

Se trata de, por una parte, Brasil y Chile, y, por otra, Chile, Perú y Colombia. Además, el pasado miércoles 15 de diciembre la Bolsa de Valores de Colombia puso en marcha su Mercado Global Colombiano, en el que se encuentran listadas, de momento, veintiuna ‘blue chips’ en su mayoría estadounidenses. Es decir, las grandes compañías que cotizan en la bolsa de Nueva York.

De esta forma, los mercados latinoamericanos se alejan del imperio de Wall Street, ya que a partir de estas integraciones no tendrán que recurrir al parqué estadounidense para negociar determinados valores. Si bien antes un peruano que quería adquirir acciones de, digamos, una compañía chilena tenía que recurrir a Wall Street, ahora podrá negociar dichos títulos, directamente, en la Bolsa de Valores de Chile. Además, en la actualidad los países latinoamericanos tienen un menor riesgo cambiario que EEUU, según han comentado a esta publicación los analistas internacionales.

Es también una “fórmula indirecta de protegerse y evitar que las turbulencias provenientes de EEUU y de la Unión Europea afecten a los mercados emergentes, que enfrentan mejor la crisis económica mundial”, según ha declarado González.

Felipe Toro, analista de la sociedad comisionista colombiana Interbolsa, ha comentado a Americaeconomica.com que con este proceso de integración “se aprovecha la similitud de las economías latinoamericanas. Si bien el mercado de Chile es más grande que el de Perú y que Colombia”, y ya Brasil ni digamos, “hay una gran similitud en cuanto al potencial de desarrollo y los sectores que lo lideran, que es, sobre todo, el sector energético-minero. También se aprovecha la cercanía geográfica, el idioma y la misma hora de negociación”.

Durante esta semana, Chile y Brasil han firmado un acuerdo de cooperación conjunta entre sus bolsas. Este acuerdo tiene por objetivo alcanzar la conectividad entre los dos mercados, lo que permitirá que corredoras de la bolsa de Santiago puedan enviar órdenes de compra y venta para la negociación de productos y activos brasileños listados en el Bovespa, y viceversa. También permitirá la distribución de información bursátil y el desarrollo de nuevos productos, como los derivados.

Según han comentado los expertos de la economía chilena a esta publicación, para Chile este acuerdo es muy importante, ya que permite a su mercado integrarse con la bolsa más grande y desarrollada de América Latina. El Bovespa es quince veces más grande que el mercado chileno, con una capitalización que asciende a 1,3 billones de dólares (980.250 millones de euros). Además, está más desarrollado en cuestiones de transacciones de derivados financieros.

Para Brasil, este acuerdo le abre las puertas a que en un futuro su bolsa se integre también con las de Colombia y Perú, de forma que se lograría una integración regional con el liderazgo de Brasil.

En efecto, más tarde podrán sumarse nuevos actores como Perú y Colombia, países con los que Chile firmó el pasado mes de noviembre un acuerdo de integración bursátil. Según el acuerdo MILA, estas bolsas y sus depósitos se interconectarán a partir de 2011, aunque siempre con la conservación de sus plataformas de negociación, compensación y liquidación.

Según el acuerdo MILA, los corredores de cada bolsa podrán ingresar órdenes en los otros mercados por cuenta de intermediarios de dichas naciones, mediante contratos de corresponsalía.

Además, mediante este acuerdo se conformaría la segunda plaza bursátil de Latinoamérica, con un capital accionariado de 600.000 millones de dólares (452.424 millones de euros). Y permitirá que los mercados de Perú y Colombia, que tienen unos volúmenes de negociación diarios bastante limitados, puedan beneficiarse de un mercado chileno “amplio y profundo”, según las palabras de Felipe Toro. “Perú representa un quinto del mercado colombiano, la bolsa chilena es tres veces la de Colombia”, ha dicho este analista.

Por otra parte, el pasado miércoles 15 de diciembre la Bolsa de Valores de Colombia dio el pistoletazo de salida el nuevo Mercado Global Colombiano (MGC), un conjunto de ‘blue chips’ o grandes compañías, principalmente estadounidenses, que se listarán en la bolsa del país.

Estos valores se emitirán fuera de Colombia por emisores nacionales o extranjeros bajo una regulación diferente a la colombiana y no requieren inscripción en el Registro Nacional de Valores y Emisores. El mecanismo de negociación funcionará de manera exacta al de las acciones de empresas que están registradas como emisoras locales. Sin embargo, la negociación se realizará a través de tres entidades colocadoras, Interbolsa, Valores Bancolombia y Correval.

Nicolás Pardo, analista especializado en acciones de la firma Valores Bancolombia, ha declarado que el MGC “busca que los inversores locales tengan acceso a títulos extranjeros, que serán tratados como títulos locales. El inversor colombiano podrá comprar a través de un patrocinador, que dará información al mercado local para que los agentes puedan tomar decisiones juiciosas”. De esta forma, el inversor profesional del país verá ampliada “la base de instrumentos disponibles para su cartera”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA