Inocente o culpable

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El próximo 8 de marzo será juzgado el gestor del famoso hedge fund Galleon Group; Raj Rajaratnam. A la cita están convocadas varias caras ilustres de Wall Street como Lloyd Blankfein, actual consejero delegado de Goldman Sachs, o Rajat Gupta, ex presidente de la consultora McKinsey. El primero testificará contra el segundo en el fraude que se ha descubierto en torno al fondo de alto riesgo. El próximo 8 de marzo será juzgado el gestor del famoso hedge fund Galleon Group; Raj Rajaratnam. A la cita están convocadas varias caras ilustres de Wall Street como Lloyd Blankfein, actual consejero delegado de Goldman Sachs, o Rajat Gupta, ex presidente de la consultora McKinsey. El primero testificará contra el segundo en el fraude que se ha descubierto en torno al fondo de alto riesgo.

A Gupta, que también trabajó para Goldman Sachs en su momento, se le acusa de dar información privilegiada a su amigo Rajaratnam durante su estancia en el banco más rentable de la historia de Wall Street. Un ejemplo; cuando Warren Buffet, el magnate estadounidense, decidió invertir en Goldman Sachs Gupta se lo comentó al gestor de Galleon, el cual compró 175.000 acciones del banco. Gracias al supuesto chivatazo, el hedge fund evitó perder 3 millones de dólares y, de regalo, ganó 15 millones más.

Aunque el antiguo ejecutivo de Goldman Sachs y ex presidente de McKinsey niegue todas las acusaciones, el daño ya está hecho, según los expertos. El entramado financiero es un mundo en el que la falta de transparencia, cuando se hace evidente, supone un fuerte castigo. Por eso la reputación ya no sólo de Gupta, sino de todas las compañías que le han acogido en el pasado, ya ha sido puesta en entredicho (en algunos casos se podría afirmar que una vez más).

Y probablemente este sea uno de los motivos que ha impulsado a Lloyd Blankfein, el consejero degelado del gran banco estadounidense, a testificar contra su antiguo colaborador. Blankfein no está imputado, ni tampoco Goldman Sachs como institución. El directivo -uno de los más influyentes de Wall Street- simplemente será convocado por la Justicia para demostrar que existía esa información privilegiada.

Aprovechando este momento de tensión, la SEC ha decidido animar las cosas anunciando esta semana que tiene preparada una propuesta para endurecer las leyes contra las retribuciones de los grandes directivos del entramado financiero estadounidense.

En concreto, y si la propuesta sale adelante, los bancos, fondos de inversión y brokers que gestionen más de 1.000 millones de dólares en activos tendrán que asumir un mayor escrutinio por parte de las autoridades en esta dirección e incluso rechazar las pagas extraordinarias vinculadas a operaciones que se consideren de alto riesgo.

Esto es algo que no ha debido sentar muy bien en los círculos financieros, ya que tras presentar esta propuesta, que ahora queda abierta a 45 días de debate abierto entre la opinión pública, Mary Schapiro, que preside la SEC, fue acusada públicamente por dos senadores republicanos (Darrell Issa, de California, y Charles Grassley, de Iowa) de permitir a uno de sus principales asesores representar a la agencia contra el estafador Bernard Madoff «sin haber examinado previamente» el conflicto de intereses existente, según informa el periódico The Washington Post.

La acusación se refiere al asesor David Becker, que junto a su hermano mantuvo inversiones en las estrategias de Madoff hasta el año 2008, poco antes de que se descubriese la estafa. Becker abandonó la SEC la semana pasada.

Además, en este contexto, hoy se ha conocido que Duncan Niederauer, consejero delegado de la Bolsa francoestadounidense NYSE Euronext, tendrá que ser indemnizado con 34,3 millones de dólares si la fusión ya puesta en marcha entre este mercado y la Bolsa alemana Deutsche Boerse fracasa por una contraoferta de última hora. En tal caso el directivo tendría que abandonar el cargo, pero con esa cantidad de dinero en el bolsillo.

Los rumores de mercado apuntan a que otros dos índices bursátiles, el Nasdaq y CME Group, estarían buscando estrategias para romper el acuerdo arriba mencionado, y que de darse, supondría la creación del mayor mercado del mundo con un importante negocio en derivados.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA