Evo Morales y el voto indígena

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las protestas que se han extendido por Bolivia a causa de la crisis alimentaria que atraviesa el país, pueden convertirse en un nuevo episodio del progresivo desencuentro que se produce entre el presidente Evo Morales y su base tradicional de votantes. La población indígena, ha sido la más desfavorecida ya que se ha visto más golpeada que otros colectivos por el aumento de los precios de los alimentos básicos, como el azúcar, y la subida en las tarifas del transporte público. Las protestas que se han extendido por Bolivia a causa de la crisis alimentaria que atraviesa el país, pueden convertirse en un nuevo episodio del progresivo desencuentro que se produce entre el presidente Evo Morales y su base tradicional de votantes. La población indígena, ha sido la más desfavorecida ya que se ha visto más golpeada que otros colectivos por el aumento de los precios de los alimentos básicos, como el azúcar, y la subida en las tarifas del transporte público.

En sus seis años de mandato, el presidente Evo Morales ha contado con el respaldo del pueblo indígena, considerado mayoritario en el país y, especialmente, de las agrupaciones de cocaleros, productores de plantaciones de coca. Favorecido por la coyuntura internacional, gracias a los altos precios del petróleo y los minerales y a la exportación de gas a Brasil y Argentina, el presidente reforzó la imagen del Gobierno boliviano en el exterior.

Sin embargo, esta imagen se ve cada vez más deteriorada por una cadena de desaciertos, provocados tras el ‘gasolinazo’, que hace que los movimientos sociales se alejen paulatinamente de la oposición al presidente Morales. Aunque se modificó el importe de los carburantes pocos días después de la subida, el precio de los alimentos básicos continuó siendo el mismo y, como ocurrió con el azúcar, fue en aumento a medida que los productos escaseaban.

Las protestas ante esta grave situación también han ido en aumento, haciéndose cada vez más audibles. Tanto así, que el presidente Evo Morales abandonó el acto de homenaje a la revolución orureña sin participar, como estaba previsto, en el desfile ante las voces de la Central Obrera Departamental (COD), agrupación de mineros y vecinos presidida por su secretario ejecutivo Jaime Solares, que se manifestaban contra la subida de las tarifas del transporte y la escasez de alimentos.

El Gobierno ha informado, según recoge la prensa local, que está tratando de abastecer a los bolivianos de los alimentos básicos y evitar con ello un incremento desproporcionado de sus precios, así como que ya ha iniciado las negociaciones para frenar el alza de las tarifas del transporte. Asimismo, en un comunicado a la prensa local, el mandatario justificó su marcha de la celebración por razones de seguridad.

Aunque la forma en la que se llevó a cabo la manifestación, en un día festivo y con explosiones, no gustó a todos, el contenido del mensaje es compartido por los distintos movimientos sociales, que se alejan cada vez más del presidente Evo Morales por considerar que éste ha perdido el vínculo con los más desfavorecidos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA