En peligro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de México, Felipe Calderón, ha advertido a los ciudadanos del país de que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) podría enfrentarse a una grave crisis financiera durante los próximos cinco años. Según sus cuentas, el déficit del organismo equivale al 45% del Producto Interior Bruto (PIB), por lo que resulta urgente reformar la institución. El presidente de México, Felipe Calderón, ha advertido a los ciudadanos del país de que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) podría enfrentarse a una grave crisis financiera durante los próximos cinco años. Según sus cuentas, el déficit del organismo equivale al 45% del Producto Interior Bruto (PIB), por lo que resulta urgente reformar la institución.

El mandatario realizó estas declaraciones en la última Asamblea General del organismo. Al respecto, el director general del IMSS, Daniel Karam Toumeh, dijo durante esta reunión que la situación financiera que hoy vive el instituto es la más delicada de su historia. El mayor problema radica en los ingresos que se obtienen para solventar el pago de los seguros médicos, cuyo déficit proyectado alcanza ya un 45% del PIB. Esto hace que resulte complicado garantizar el gasto de los seguros médicos. Además, el Régimen de Jubilaciones y Pensiones de los trabajadores del IMSS que fueron contratados antes del año 2008, es decir, los pasivos laborales de sus jubilados, implica una presión financiera que, en términos del PIB, equivale a casi el 11% del mismo.

La cifra que se maneja es, por lo tanto, de cerca de 6,3 billones de pesos (362.616 millones de euros) de déficit. La situación es preocupante hasta el extremo de que si no se llevan a cabo cambios en el instituto, su capacidad para atender las necesidades de servicio de los contribuyentes, que son cerca de 45 millones de personas, corre peligro.

Felipe Calderón afirmó en su comparecencia durante la Asamblea General del IMSS que para mantener en operación al instituto se han utilizado las reservas destinadas a diversos seguros, capacidad que otorga la Ley de Ingresos 2011, aprobada el 26 de octubre. El artículo primero de la Ley de Ingresos 2011 estipula que el IMSS tenga capacidad para transferir al Seguro de Enfermedades y Maternidad el excedente de las reservas de los Seguros de Invalidez y Vida y de Riesgos de Trabajo. Cifra que ronda entre los 30.000 y los 60.000 millones de pesos (entre 1.726 y 3.453 millones de euros). Fue un artículo muy discutido, ya que tanto la senadora del Partido Revolucionario Institucional (PRI), María de los Ángeles Moreno, como el senador del Partido del Trabajo (PT), Ricardo Monreal, lo calificaron de ilegal, puesto que con él se pretendía modificar una disposición de la Ley del Seguro Social.

David Karam Toumeh profundizó aún más en su mensaje y explicó que el planteamiento ha sido transferir el excedente de las reservas de los seguros superavitarios a aquellos que son deficitarios. Es decir, se trata de que los seguros de Invalidez y Vida y de Riesgos de Trabajo, en concreto, no generen recursos ociosos, fondos que tendrían una mayor utilidad si se usasen para atender las demandas de salud de los contribuyentes.

Esto obliga al IMSS a realizar una serie de esfuerzos de planificación financiera de gran importancia. En efecto, deben estimar con una precisión religiosa el monto de los recursos que se requieren para dar viabilidad a estos seguros sin comprometer su futuro, y por otro evitar en la medida de lo posible acumular recursos innecesarios en un momento en el que las presiones de gasto para las atenciones de salud ahogan.

Sin embargo, esta Ley de Ingresos 2011 es una medida que permite ganar tiempo pero en la que, en absoluto, se encuentra la solución definitiva para asegurar el futuro del IMSS. Ya que el uso de las reservas, que, según afirmó Felipe Calderón, son ahora indispensables para garantizar la operación del Seguro Social, no es ni puede ser la puerta de salida. Para esto es necesario la ejecución de reformas de mayor alcance, y, por lo tanto, todos los actores políticos deben dejar a un lado sus diferencias y luchar de una manera conjunta para encontrar la solución definitiva, según indicaba el llamamiento del presidente del instituto.

Desde esta publicación hemos realizado numerosos intentos para contactar con fuentes dentro del IMSS pero hemos fracasado en nuestro intento.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA