En la cima

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Telefónica cerró 2010 con los mayores beneficios de la historia empresarial española: 10.167 millones de euros, un 30,8% más que en el ejercicio anterior. La compañía, que ha cumplido por octavo año consecutivo todos los objetivos financieros comprometidos con el mercado, atribuyó estos resultados a su fuerte diversificación y al efecto contable de la adquisición de la operadora brasileña Vivo. Telefónica cerró 2010 con los mayores beneficios de la historia empresarial española: 10.167 millones de euros, un 30,8% más que en el ejercicio anterior. La compañía, que ha cumplido por octavo año consecutivo todos los objetivos financieros comprometidos con el mercado, atribuyó estos resultados a su fuerte diversificación y al efecto contable de la adquisición de la operadora brasileña Vivo.

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la operadora española explica que las cuentas del año pasado incluyen unos extraordinarios de 2.164 millones de euros, en los que se incluyen el efecto positivo de la revalorización de su participación en Vivo, y el negativo de los gastos de reestructuración y la corrección del valor de los activos fiscales en Colombia. La comparación homogénea con 2009, muestra que, sin contar los extraordinarios, los beneficios habrían crecido un 3 %.

La debilidad del mercado doméstico se vio compensada por el empuje del negocio en Latinoamérica y Europa, que ya suponen conjuntamente el 68% de la facturación. Así, los ingresos totales del grupo al cierre de 2010 alcanzaron los 60.737 millones de euros, con un avance del 7,1% (2,4% más si se descuenta el efecto de los tipos de cambio y el perímetro). El resultado operativo bruto (Oibda) consolidado se situó en 25.777 millones, con un crecimiento interanual del 14%, aunque sólo de un 0,8% si se descuenta el impacto de la compra de Vivo a Portugal Telecom.

Muy significativa ha sido la evolución del negocio en Latinoamérica, región en la que la operadora consiguió unos ingresos de 26.041 millones de euros, lo que supuso un incremento del 13,3% con respecto a 2009. El Oibda creció un 50,7 % y llegó a 13.782 millones de euros. Según la operadora, estos positivos márgenes obedecen al “sólido crecimiento económico” de la zona en 2010, que está haciendo que las clases medias tengan cada vez más peso y por el entorno institucional “estable”.

El grupo Telefónica suma ya 287,6 millones de clientes en todo el mundo, que crecen a un ritmo del 7,2% interanual en términos orgánicos, con una ganancia neta de 19,2 millones de accesos.

Especialmente relevante fue el aumento en banda ancha móvil, donde ya cuenta con 22,2 millones de clientes (+63,9%) y 17,1 millones de accesos minoristas de Internet de banda ancha fija (un 27% más). Además, pese al fuerte entorno competitivo, la ganancia neta de clientes en España el último año multiplica por más de seis veces la registrada en 2009 en términos comparables, hasta los 926.000 accesos.

Tras cumplir sus objetivos, la compañía se ha fijado la meta de registrar un crecimiento de los ingresos de hasta un 2%, un margen de Oibda en el rango alto de los 30 (respecto al 38% de 2010) y una inversión de aproximadamente 9.000 millones de euros.

Además, Telefónica ha reiterado su compromiso de repartir entre sus accionistas 1,60 euros por acción en concepto de dividendo con cargo al ejercicio 2011. Este anuncio ha permitido a la operadora convertirse en el líder mundial por rentabilidad por dividendo.

Aunque el mercado reaccionó en un principio con dudas a las cuentas de Telefónica porque se situaron por debajo de lo esperado, éstas no duraron más de una hora. Una vez analizadas con más detenimiento, las acciones del gigante de las telecomunicaciones tomaron un impulso del 1,5% que ayudaron al Ibex 35 a retomar las fuertes subidas.

Reestructuración de plantilla en España

La operadora ha asumido en el cuarto trimestre un gasto extraordinario de 1.060 millones de euros. De esta cantidad, 400 millones se destinarán a Fundación y 658 millones a la adecuación de la plantilla. Las agencias internacionales destacaban en sus informaciones estos gastos desde primera hora de la mañana. El interés de estos cargos también quedó plasmado en el tradicional encuentro con los analistas para explicar los resultados. La primera pregunta, realizada por un experto de Deutsche Bank, fue en referencia a este hecho.

El director general de Estrategia, Finanzas y Desarrollo, Santiago Fernández Valbuena, explicó que la partida para la Fundación Telefónica no es ninguna sorpresa y responde a compromisos ya adquiridos. Las inversiones se realizarán en los próximos tres-cuatro años, fundamentalmente al programa Proniño en Latinoamérica.

Por otro lado, la compañía ha anunciado que habrá una reestructuración del empleo en España, que afectarán a la plantilla en general, aunque no ha ofrecido datos sobre este recorte. Sólo ha asegurado que los puestos directivos se reducirán un 6%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA