Como un cohete

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El último informe publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), ‘Perspectivas Económicas Mundiales’ refleja que América Latina impulsa la economía mundial, debido sobre todo a las políticas macroeconómicas de las últimas dos décadas tomadas por los gobiernos de países como Brasil, Chile, Perú y Colombia, y al alza ininterrumpida de los precios de las materias primas. Además, Latinoamérica ha salido de la crisis a un ritmo más acelerado de lo previsto, de forma que, junto a Asia, se convierte en protagonista de la recuperación mundial. De todas formas, el organismo supervisor muestra inquietud y preocupación por el riesgo de que la recuperación de esta región no dure. El último informe publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), ‘Perspectivas Económicas Mundiales’ refleja que América Latina impulsa la economía mundial, debido sobre todo a las políticas macroeconómicas de las últimas dos décadas tomadas por los gobiernos de países como Brasil, Chile, Perú y Colombia, y al alza ininterrumpida de los precios de las materias primas. Además, Latinoamérica ha salido de la crisis a un ritmo más acelerado de lo previsto, de forma que, junto a Asia, se convierte en protagonista de la recuperación mundial. De todas formas, el organismo supervisor muestra inquietud y preocupación por el riesgo de que la recuperación de esta región no dure.

En conjunto, los países emergentes crecerán este año una media del 7,1%, frente al tímido crecimiento del 2,7% que experimentarán las naciones del mundo desarrollado. Esta tendencia seguirá el año que viene, durante el cual las economías avanzadas verán un aumento en su PIB del 2,2%, mientras que para el mundo en desarrollo será de un 6,4%. Son estos datos los que han llevado al economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, a hablar de una recuperación “geográficamente desequilibrada”.

El crecimiento robusto de numerosas economías emergentes disparará la reactivación a corto plazo. Además del crecimiento de Latinoamérica, China e India también verán incrementos en su economía, cifras que, respectivamente, son del 9,6% y del 8,4% durante el año que viene. La economía global crecerá una media de un 4,8% gracias al empuje de los países en desarrollo, pero hay una larga lista de posibles riesgos que frenarían el crecimiento. Entre ellos, se encuentra la deuda pública, en la que cualquier turbulencia podría absorber al sector financiero y afectar a la recuperación.

Pero ante estos riesgos, la región latinoamericana cuenta también con una serie de factores positivos para su impulso económico, entre ellos el hecho de que su dependencia hacia el comercio exterior con los países desarrollados, más perjudicados que los emergentes, es menor. Es cierto que dependen de las exportaciones de materias primas, pero esa demanda en principio seguirá siendo robusta.

La tasa para América Latina y el Caribe, en conjunto, es del 4,8%. De esta forma, el FMI ha ajustado al alza este crecimiento en un 0,9% respecto a la proyección que el organismo emitió el pasado mes de julio.

De forma independiente, América Latina tendrá un crecimiento del 5,7% durante este año. Brasil, país líder entre los emergentes, impulsará su PIB en un 7,5% en 2010 y un 4,1% en 2011. Por esto, el FMI ha reconocido que el país carioca atraviesa una situación económica privilegiada, por lo que, dijo, el gobierno debería aprovechar la coyuntura para llevar a la práctica las reformas que necesita la nación y sentar las bases de un crecimiento fuerte y sostenido. Según el organismo supervisor internacional, es el momento idóneo para que Brasil mejore su equilibrio fiscal a medio plazo, y para que se aborden las reformas estructurales que le permitan mejorar su eficiencia.

Chile y Perú también liderarán los crecimientos. El primero tendrá un incremento del 5% durante el año 2010, mientras que el año próximo crecerá un 6%. Por su parte, Perú lo hará un 8,3% en el 2010 y un 6% en el 2011.

Colombia crecerá 4,7%, cifra inferior a la media latinoamericana. Para el 2011, la previsión es del 4,6%. Estos datos son ligeramente inferiores a lo que espera el Ministro de Hacienda del país, Juan Carlos Echeverry, cifras que él cree superiores al 5% para este año y los siguientes. Además, dijo que esperan que el segundo semestre de este año sea mejor que los primeros seis meses, debido al motor que suponen la vivienda, la infraestructura, la minería y la agricultura, “locomotoras”, según las palabras del titular de la cartera de Hacienda, “que ya han empezado a andar”.

Frente a todos estos datos positivos, Venezuela se topa de bruces con uno que no lo es en absoluto. Según el informe del FMI, el país gobernado pro Hugo Chávez crecerá durante el año que viene, sí, pero a un ritmo muy lento, marcado por un escaso 0,5%. En cuanto a este año, Venezuela es el único país en recesión de la región, de forma que su economía se contraerá un 1,3%. Tendrá también la tasa de inflación más alta del continente, del 29,2%, cifra a la que le sigue el 10,6% de Argentina. Estos son los dos únicos países con un índice inflacionario que alcanza los dos dígitos.

Al respecto, el Ministro venezolano de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, rechazó el informe, y aseguró que “ninguno de los bancos de inversión para Venezuela en el año 2011 predice que no va a haber crecimiento”.

Además, Venezuela es el único ‘petroestado’ que verá pérdidas durante este año. Según el estudio de perspectivas del FMI, los países productores de petróleo, apoyados por la sólida recuperación del barril, que ronda los 80 dólares, han dejado atrás la crisis global y obtendrán un crecimiento económico este año, crecimiento que alcanza un promedio del 4%. Todos menos Venezuela, que acumula cinco meses consecutivos de retrocesos debido a la fuga de capitales y a un débil marco de políticas, según el organismo supervisor internacional. El país presidido por Hugo Chávez necesita, según refleja el informe, gasto público e inversión para ampliar el número de máquinas y la tecnología suficiente para obtener un crecimiento continuo.

Respecto al área del Caribe, crecerá un 2,4% este año, previsión que eleva en nueve décimas la que el FMI dio en el pasado mes de abril. Durante el año que viene, la región incrementará su PIB en un 4,3%.

México crecerá un 5% durante este año y un 3,9% en el 2011. Pero este país es uno de los que, debido a sus relaciones económicas con EEUU, pueden llegar a contagiarse de la debilidad que sufre la mayor economía del mundo, que según las estimaciones del FMI crecerá durante este año un 2,6%. Este y otros estados centroamericanos y del Caribe son naciones que importan materias primas y que dependen del turismo de los países desarrollados y de las remesas que envían desde EEUU. Por eso, su situación económica puede verse afectada por el país vecino.

EEUU ha sufrido la revisión a la baja más fuerte, del 0,6%, y llega a un crecimiento del 2,3% en el 2011. Por su parte, Europa crece un 1,5%, región en la que Alemania crecerá un 2% y Francia un 1,6%. El crecimiento de Japón, por otra parte, será del 1,5%.

Guatemala, por su parte, ha sufrido un descenso en las perspectivas de crecimiento económico del 2,5% al 2,4%. Más aún, es un descenso mucho más drástico si lo comparamos con las expectativas que el FMI tenía para el país hace seis meses, que se situaban en un 3,5%. Para el año 2011, el organismo supervisor espera que el país crezca un 2,6%. El organismo mencionó que la región será más vulnerable que otras a las débiles condiciones económicas de EEUU, debido a su dependencia hacia el turismo y las remesas provenientes de este país. Al respecto, el analista del Centro de Estudios Económicos y Sociales de Guatemala, Ramón Parellada, dijo que son unas perspectivas lógicas debido al daño en la infraestructura y en las cosechas que han causado los desastres naturales vividos por el país caribeño.

Haití es el país que menos crecerá durante este año, y se contraerá un 8,5%. Las cifras para el año que viene son mucho más esperanzadoras, pues el FMI prevé un crecimiento del 9,8%. No es de extrañar, si tenemos en cuenta que el país tiene que reconstruirse casi al cien por cien después del terrible terremoto sufrido a principios del presente año.

En conclusión, y de forma general, Latinoamérica verá un crecimiento durante este año y, presumiblemente, los siguientes, que hace que el FMI considere que puede reducir sus medidas de estímulo económico, y, de hecho, así se lo recomienda.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA