Bienvenida presidenta

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Dos de las tres grandes agencias mundiales de calificación de solvencia, Standars & Poor’s y Fitch Ratings, han mostrado públicamente esta semana su respaldo a la intención de la presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, de reducir el volumen de la deuda pública, para ‘ayudar’ al Banco Central a bajar la tasa de interés de referencia. Si durante los dos próximos meses este declaraciones se concretan en medidas de austeridad fiscal, el país vería mejorados sus actuales ratings. Dos de las tres grandes agencias mundiales de calificación de solvencia, Standars & Poor’s y Fitch Ratings, han mostrado públicamente esta semana su respaldo a la intención de la presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, de reducir el volumen de la deuda pública, para ‘ayudar’ al Banco Central a bajar la tasa de interés de referencia. Si durante los dos próximos meses este declaraciones se concretan en medidas de austeridad fiscal, el país vería mejorados sus actuales ratings.

La agencia Fitch Ratings ha sido la última en pronunciarse. Ésta ha declarado que la calificación de solvencia de Brasil podría subir desde el nivel de grado de inversión más bajo si la presidente electa Dilma Rousseff realiza ejercicios de “austeridad fiscal” tras asumir el cargo el 1 de enero.

“Rousseff necesita moderar el aumento del gasto y la deuda conforme a la vez que continúa las políticas del presidente Luiz Inácio Lula da Silva”, ha indicado Fitch en una declaración, tras comentarios similares hechos ayer por Standard & Poor’s. “Se requieren cambios en las leyes fiscales y laborales para aumentar la inversión lo suficiente como para mantener el ritmo de crecimiento económico, que podría rebasar el 7% este año”, ha señalado Fitch.

La agencia de ratings global aumentó en el mes de junio pasado su perspectiva sobre la calificación BBB- de Brasil a positiva, citando el potencial de crecimiento y la prudencia en las políticas como motivo de esta mejora.

Las declaraciones de Fitch se han sucedido tras la que realizaron la otra gran agencia de calificación de riesgo, Standars & Poors. La compañía estadounidense dijo que los esfuerzos de Brasil por reducir su deuda pendiente puede provocar una “rápida mejora en su calificación”, según Sebastián Briozzo, director de la agencia en América Latina.

En una nota divulgada este semana, la agencia Standard & Poor’s señaló que la adopción de políticas de prudencia fiscal como las prometidas por Rousseff en un ambiente como el actual de crecimiento económico e inflación bajo control, permiten prever la elevación de la calificación de riesgo de Brasil.

De esta forma, la agencia da la ‘bienvenida’ al primer pronunciamiento de la futura presidenta de Brasil respecto a las directrices de su política económica. Briozzo ha afirmado que una mejora en la situación fiscal de Brasil es “muy importante” para la calificación del país.

La presidenta electa, como decíamos al principio, ha indicado que su objetivo es reducir la deuda neta del 42% actual del Producto Interior Bruto (PIB), hasta el 38%. «En cuanto mas consigamos reducir esa relación entre la deuda pública y el producto, mas condiciones tendremos para que sea posible que caígan los tipos. Mi intención es proseguir esa reducción de forma gradual y sustentable», ha afirmado Rousseff.

En el discurso su primer discurso tras confirmarse su victoria electoral, Rousseff, anunció que en materia económica no va a variar mucho respecto a su antecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, pero indicó varias pistas sobre las ideas que maneja y citó específicamente el control del gasto público aunque también aseguró que los posibles recortes no comprometerían los programas sociales. Dentro de muy poco la mandataria tendrá que dar detalles más precisos sobre este plan. Pero aún dispone de dos meses para prepararlo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA