Tiempo de revancha

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

107 años no es nada, frase que al momento sobrevuela por Colombia, tiempo de recordar que en 1903 se proclama la separación de Panamá de Colombia, siendo, además, reconocida la Republica Independiente de Panamá por los EEUU, no sólo vio cercenado su territorio sino que se le esfumó la incomparable posibilidad de hacerse a las ventajas económicas de administrar uno de los tres canales interoceánicos en América, recordemos que el 15 de agosto de 1914 fue inaugurado el canal de Panamá, el que atraviesa el istmo en su punto más estrecho, entre el Mar Caribe y el Pacifico, siendo sus más encumbrados usuarios EEUU y China. 107 años no es nada, frase que al momento sobrevuela por Colombia, tiempo de recordar que en 1903 se proclama la separación de Panamá de Colombia, siendo, además, reconocida la Republica Independiente de Panamá por los EEUU, no sólo vio cercenado su territorio sino que se le esfumó la incomparable posibilidad de hacerse a las ventajas económicas de administrar uno de los tres canales interoceánicos en América, recordemos que el 15 de agosto de 1914 fue inaugurado el canal de Panamá, el que atraviesa el istmo en su punto más estrecho, entre el Mar Caribe y el Pacifico, siendo sus más encumbrados usuarios EEUU y China.

Por supuesto, sorpresas nos da la vida, y quien sale a la palestra a jugar fuerte en la región consumando eso de ‘es la estrategia’….., ni más ni menos que China, la que se desvive por controlar el comercio de America Latina y que mejor forma de hacerlo que compitiendo con el canal de Panamá, es así que Beijing, analiza desde hace tiempo construir una líneas ferroviaria que uniría los océanos Atlántico y Pacifico por tierras colombianas, un canal seco de 220 kilómetros dentro de un majestuoso proyecto que llevaría a invertir aproximadamente unos 7.600 millones de dólares.

La traza partiría desde el Pacifico, en las cercanías del puerto de Buenaventura -al que China dotaría de la más alta tecnología y ampliaría considerablemente- llegando a una nueva ciudad que se construiría al sur de Cartagena, donde los bienes importados serían ensamblados a fin de exportarlos a toda la región, convirtiéndose en una gran zona franca caribeña, como contrapartida China podría explotar las ricas reservas de carbón que subyacen en el norte colombiano, la verdadera joya del proyecto. Por su parte Colombia mejoraría considerablemente su infraestructura ferroviaria, agregándole más de 790 kilómetros a su red.

Por obra de la casualidad la revelación del proyecto se da justo en momentos en que el gobierno de Juan Manuel Santos se declara frustrado por la decisión del Congreso de Estados Unidos de trabar un pactado Tratado de Libre Comercio entre Bogotá y Washington, y el proyecto de construcción se interpreta como un tiro por elevación hacia la primera potencia del globo en su decisión de mirar a Asia para estrechar vínculos comerciales y políticos. Además, porque Colombia no logra cerrar las heridas por la pérdida del istmo.

Cansados del aislamiento y seducidos por los beneficios de tener un canal interoceánico propio, los habitantes de la entonces provincia colombiana de Panamá declararon el 3 de noviembre de 1903 su independencia de Colombia, apoyados por el gobierno del entonces presidente estadounidense Theodore Roosevelt.-

Las negociaciones están bien encaminadas para el presidente Santos es una propuesta real con avances significativos, Beijing ha elaborado estudios y proyecciones sobre costos de transportes por tonelada y costos de inversión, otro dato interesante que refuerza la veracidad del proyecto, es que China tiene prevista una partida de 40.000 millones de dólares destinados a contratos ferroviarios en el exterior en el 2011, cifra que supera ampliamente a la destinada en años anteriores, la financiación de la obra estará a cargo del Banco Chino de Desarrollo.

Apuntan a destronar al Canal de Panamá, de 80 kilómetros de longitud, el que representa el 5% del comercio mundial, con más de 13.000 barcos que lo atraviesan por año, recordemos que no es la única vía para brincar de un océano a otro, en EEUU existe una línea férrea entre California y la Costa Este, la que brinda mayor rapidez, pero a un costo muy superior al del canal.

Independientemente de los aspectos técnicos, burocráticos, financieros, la realidad muestra que el principal objetivo chino es hacer pie de manera enfática y concreta en la región, y que mejor que vestirse como un pompante actor económico, no olvidemos que Colombia goza de una posición estratégica considerable en directa relación al contexto económico político de la región.

Otra de las razones que China explicita es que necesita darle rápida salida a sus exportaciones y no lo satisface las trabas que el Canal de Panamá, siempre al tope, con costos elevados y sin capacidad para recibir a los grandes cargueros, le ocasionan en su camino al oceáno Atlantico.

Colombia China han alcanzado en el 2010 más de 5. 000 millones de dólares en su intercambio, siendo el país asiático el principal socio comercial de Colombia, por delante de los EEUU,

Los primeros pasos hacia la consolidación del proyecto han sido dados, como seguirá la película, todo puede suceder, el arte de la política da para más, quizá un nuevo eje amanezca en la región, el tiempo, sólo el tiempo, tiene la palabra.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA