Infocal noviembre 2010

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La situación política se mueve con velocidad y giros nuevos. La última semana contiene factores y situaciones no conocidas. A continuación vamos a exponer un resultado preliminar de la aplicación de nuestro Método INFOCAL, en el cual se recoge algunas incidencias, pero no todas, por posteriores. La situación política se mueve con velocidad y giros nuevos. La última semana contiene factores y situaciones no conocidas. A continuación vamos a exponer un resultado preliminar de la aplicación de nuestro Método INFOCAL, en el cual se recoge algunas incidencias, pero no todas, por posteriores.

En el plano estratégico, se observa una situación dual de tendencia favorable a la oposición en lo electoral; pero la presencia de un escenario de radicalización del régimen, que mantiene sus ventajas en todos los otros ejes estratégicos de la política nacional actual, aunque con incertidumbre sobre la situación final.

En el plano prospectivo, se puede definir un juego de escenarios, en el cual, una situación nueva es la baja probabilidad de reacomodo al centro de la política; excepto por acciones de contención de la oposición, ausentes. El escenario más optimista es de media probabilidad de mantenimiento de la incertidumbre estratégica; el neutro, de una media a alta probabilidad de escenario de incertidumbre final por la toma violenta del Estado y la sociedad, por parte del régimen; y, el pesimista, de media probabilidad de un escenario de consolidación totalitaria. Terribles, pero obedecen a la lectura radical que realizó el régimen de los resultados de las elecciones del 26 de septiembre.

El conjunto de factores y situaciones que explican lo anterior son las siguientes: 1) los resultados y tendencias electorales favorables a la oposición, 2) la acción administrativa, estatal y violenta del régimen contra sociedad y economía, 3) el avance de leyes y normas constitucionales del proyecto socialista, 4) el manejo geopolítico del régimen a favor de su proyecto, 5) el mantenimiento del manejo electoralista de la oposición partidista, 6) la pérdida de apoyos sociales y partidistas en el campo oficialista, 7) el nuevo rol institucional de la Fuerza Armada Nacional por la presencia de situaciones de violencia moderada y selectiva, 8) la ausencia de contención y lucha política en la oposición, y 9) la presencia mal disimulada de lucha electoral en oposición partidista.

Los efectos de lo anterior se ubican en dos niveles y comprenden los siguientes: 1) el aumento de corto plazo del control del régimen sobre la situación general nacional, 2) el riesgo, para el régimen, de defecciones de apoyos, por razones electorales y políticas, 3) la inefectividad de corto plazo de la política electoralista y el inmovilismo político de los sectores opositores, y 4) la existencia de condiciones para una política democrática alternativa que redinamice la política unitaria; todos los cuales producen como efecto de síntesis, la introducción de mayor incertidumbre sobre la situación política nacional final.

Pero, nuestra visión de la situación nos dice que “Sin contención y lucha social y política no habrá ni reconocimiento de Chávez de la nueva realidad política ni normalización de la vida nacional”.

Son razones objetivas. El balance estratégico general sigue siendo favorable al régimen. Si bien es cierto que los números electorales son favorables a la ciudadanía democrática y a la política de la Mesa de la Unidad Democrática, aún Chávez controla: 1) la producción de leyes y el proceso constituyente; 2) la acción gubernamental, estatal, militar y violenta contra sociedad y economía; y 3) su geopolítica facilitadora frente a la democracia.

Lo que quiero decir es que lo que pase o deje de pasar en Venezuela no depende únicamente del mandato popular del 26 de septiembre. La realidad es más compleja que los análisis políticos de la oposición partidista y que nuestros deseos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA