Hispano Gravitantes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Parece que fue ayer cuando la comunidad latina jugó un papel preponderante en la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca. Sin embargo, al momento, se respira otro aire, poco favorable para los intereses demócratas, ya que la comunidad hispana , la que realmente conlleva un fuerte peso electoral, se los ve para nada entusiasmados en concurrir a las urnas en los comicios legislativos del 2 de noviembre, situación que puso en alerta al comando electoral demócrata el que no dejará punto débil sin atacar a los efectos de revertir la tendencia. Parece que fue ayer cuando la comunidad latina jugó un papel preponderante en la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca. Sin embargo, al momento, se respira otro aire, poco favorable para los intereses demócratas, ya que la comunidad hispana , la que realmente conlleva un fuerte peso electoral, se los ve para nada entusiasmados en concurrir a las urnas en los comicios legislativos del 2 de noviembre, situación que puso en alerta al comando electoral demócrata el que no dejará punto débil sin atacar a los efectos de revertir la tendencia.

No está la situación como para no ir a fondo ya que se juega la totalidad de la Cámara baja, dos tercios del Senado y más de la mitad de las gobernaciones.

Es así que el presidente Obama suplica en su mensaje en español “Te necesito a mi lado. Ayúdame a defender lo que hemos comenzado», metido de lleno en la campaña en esta recta final de apenas una decena de días para ir a las urnas. Gastando suelas visitó Los Ángeles buscando apoyo para la senadora Barbara Boxer (California), cuya banca se ve amenazada por la republicana Carly Fiorina, exitosa ex directora ejecutiva de Hewlett-Packard.

Para colmo de males, además del poco entusiasmado votar, hay hispanos que promueven una «abstinencia activa» en el ejercicio de ese derecho, como «única alternativa para que se nos tome en serio», indudablemente hay una fuerte decepción entre la colectividad hispana por el hecho de que Obama no cumplió, entre otras cosas, su promesa de impulsar una reforma migratoria durante su primer año de gobierno.

Aproximadamente 19 millones de hispanos se encuentran en condiciones de votar. Las estimaciones dan que sólo 6,5 millones asistirían a las urnas. «Tradicionalmente, en las elecciones de medio término la concurrencia de votantes cae mucho”.

A modo de contrarrestar la realidad, demócratas y republicanos movilizan ejércitos de voluntarios para propulsar el voto con miras a la cita del primer martes de noviembre próximo, en tanto, las encuestas vaticinan una derrota demócrata, pero, al mismo tiempo, escaso entusiasmo con las propuestas republicanas. El tercero en discordia es el ‘Tea Party’, que se apoya en el Partido Republicano y que capta día tras día más adeptos que se pronuncian «en contra de la burocracia de Washington, su elevado costo y la subida de impuestos, y la figura cercana al progresismo que encarna el presidente Obama.

Históricamente los hispanos son votantes demócratas, por lo que la irrupción del ‘Tea Party’ y el temor de que impulse una radicalización de la derecha terminarán jugando a favor del Partido Demócrata y eleve su compromiso en concurrir a votar.

Se estima que el voto hispano tendrá mucho peso en la composición del Senado, donde la puja está mucho más reñida que en la Cámara de Representantes, en la cual los republicanos parecen contar con más ventaja en las encuestas.

Los números reflejan la realidad al hoy, los hispanos representan el 10% del electorado en los estados de Arizona, California, Colorado, Florida, Nevada, Nuevo México, Nueva York y Texas., siendo por demás definitorio su voto.

Con respecto a las elecciones del 2006 habrá 700.000 votantes hispanos más Evidentemente la comunidad tiene en sus manos ni más ni menos que la herramienta fundamental protagonista del futuro americano, válido desafío.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA