UBS se consolida como el banco de negocios favorito del presidente del Real Madrid

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las buenas relaciones entre UBS y Florentino Pérez han marcado esta semana un hito histórico más. Las entidad suiza, utilizada por el presidente de ACS como asesor principal de su desembarco en Iberdrola lleva un inicio de año muy activo en el que, sin duda se habrá ganado con creces la renovación de esta beneficiosa relación comercial. Las buenas relaciones entre UBS y Florentino Pérez han marcado esta semana un hito histórico más. Las entidad suiza, utilizada por el presidente de ACS como asesor principal de su desembarco en Iberdrola lleva un inicio de año muy activo en el que, sin duda se habrá ganado con creces la renovación de esta beneficiosa relación comercial.

El último acontecimiento en estos trabajos personalizados ha tenido lugar esta semana, marcada por la celebración del día del inversor de la eléctrica. Justo 24 horas antes, los suizos que, como todo el mundo sabe son neutrales en la batalla entre el constructor y el presidente de la eléctrica Ignacio Galán, publicaron una nota sobre la compañía vasca en la que bajaban la recomendación sobre sus títulos de neutral a vender.

En ella, los analistas de este peculiar banco explicaban que, a pesar de que los anuncios realizados por su principal accionista (ACS, por supuesto) de que iba a comprar acciones en el mercado, les llevaba a prever una subida del precio objetivo de 5,5 euros a 5,9 euros, era su obligación advertir que estas cifras incluían un ‘premium’ del 25% sobre el resto de las compañías europeas del sector.

Lo curioso es que un mes antes UBS había distribuido otro informe en el que, aparentemente, advertía de los peligros que afrontaría Iberdrola si Pérez entraba en el consejo de administración. Influiría en la gestión, argumentaban y vendería activos en Reino Unido y EEUU. Así reduciría el endeudamiento y tras conseguirlo no sería descartable la entrega de un dividendo extraordinario.

Todo un festín para cualquier Fondo de Capital Privado o de alto riesgo que se prestase a la jugada. Sobre todo porque, como explicaban los analistas del banco suizo las ventas de los activos no estratégicos podrían suponer un aumento del 100% en el beneficio por acción. Algunos comentaristas justificaban en estas esperanzas, bien publicitadas entre los sectores de la especulación financiera, el rally del 17% que el precio de las acciones de Iberdrola ha experimentado desde el pasado mes de noviembre.

Un movimiento rápido para el que hace falta muy poco dinero, por cierto. Basta con ‘prestar acciones’ a Florentino para que alcance pronto el 30% de la eléctrica. O invertir un poco de dinero. Son sólo 3.000 millones. Y, a lo mejor, hasta se consigue un descuento del 25% sobre ese precio gracias a los buenos oficios de ACS.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA