Rousseff llega a la presidencia de Brasil con el 56% de los votos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Dilma Rousseff fue elegida este fin de semana la primera presidenta en la historia de Brasil. La candidata avalada por el hasta ahora presidente Luiz Inácio Lula da Silva logró el 56% de los votos, frente al 44% de su principal rival, el conservador José Serra. Estos porcentajes se traducen en una diferencia de once millones de votos y dan la razón a la práctica totalidad de las encuestas realizadas antes de los comicios. Dilma Rousseff fue elegida este fin de semana la primera presidenta en la historia de Brasil. La candidata avalada por el hasta ahora presidente Luiz Inácio Lula da Silva logró el 56% de los votos, frente al 44% de su principal rival, el conservador José Serra. Estos porcentajes se traducen en una diferencia de once millones de votos y dan la razón a la práctica totalidad de las encuestas realizadas antes de los comicios.

Ahora Rousseff se encuentra con una situación complicada: mantener la simpatía que los brasileños tienen hacia Lula (que cuenta con un 83% de popularidad según los últimos estudios realizados), y que en buena parte ha significado su propio triunfo. Sus dos prioridades más inmediatas serán mantener la estabilidad y el crecimiento económico, por un lado, y mejorar el sistema educativo, por otro. La recién elegida presidenta también pretende ‘heredar’ la agenda diplomática de su antecesor.

La reacción de los mercados locales, que hoy martes no abren con motivo de una jornada festiva en toda la nación, comenzaron el lunes la semana de forma tranquila, tal y como preveían los analistas. Así, la principal bolsa del país, Bovespa, cerró la sesión en verde (+1,26%).

La campaña política entre Rousseff y Serra ha sido dura, y ha estado protagonizada en varias etapas por las descalificaciones personales entre los candidatos. La campaña conservadora acusaba a la candidata de Lula de estar rodeada de casos de corrupción, además de carecer de experiencia política. Por su parte, el Partido de los Trabajadores ha señalado a lo largo de la carrera electoral a la candidatura de Serra como un retorno al pasado.

A pesar de que este clima llegó a generar que muchos personajes públicos declarasen votar en blanco, lo cierto es que todas las encuestas de los últimos días daban la mayoría a Rousseff, y los últimos estudios la otorgaban una ventaja de once puntos porcentuales. A diferencia de otras ocasiones, esta vez parecen han acertado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA