Petrobras busca un aliado europeo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Petrobras podría estar interesado en conseguir un aliado en Europa, según algunas informaciones publicadas por la prensa brasileña. La petrolera estatal del país presidido por Dilma Rousseff, parece haberse fijado en la portuguesa Galp. Hay algunos motivos de peso que justificarían esta elección, está el hecho de la afinidad en el idioma. Además, ambas están ya asociadas en la explotación de algunos pozos en Brasil. Petrobras podría estar interesado en conseguir un aliado en Europa, según algunas informaciones publicadas por la prensa brasileña. La petrolera estatal del país presidido por Dilma Rousseff, parece haberse fijado en la portuguesa Galp. Hay algunos motivos de peso que justificarían esta elección, está el hecho de la afinidad en el idioma. Además, ambas están ya asociadas en la explotación de algunos pozosen Brasil.

Hoy, Petrobras ha confirmado, con un comunicado oficial, que existen negociaciones con la italiana Eni, con idea de adquirir la participación que ésta posee en el grupo energético Galp. Sin embargo, desde la petrolera brasileña se añade que aún no hay ningún acuerdo vinculante entre las partes.

Las matizaciones de la brasileña se producen después de que el rotativo luso ‘Diario Económico’ publicara que Petrobras estaría dispuesta a pagar 3.500 millones de euros para adquirir la participación del 33,4% que controla Eni en el capital de Galp. Sin embargo, esta cantidad es inferior a los 4.700 millones de euros que Eni pide para vender dichas acciones.

Petrobras podría estar interesada en este intercambio debido a su relación comercial con Galp. La estatal brasileña y la compañía lusa son socias en la exploración de bloques petroleros. Entre ellos, destacan los campos de aguas profundas brasileños Lula y Cernambi, que contienen entre las dos una cantidad de 8.300 millones de barriles de petróleo recuperable.

Por su parte, Eni también podría querer vender la participación que posee en Galp. La compañía italiana compró el 33,3% de la lusa en el año 2000 con las esperanzas de poder hacerse con el control de la petrolera. Sin embargo, en el año 2005 el conglomerado portugués Amorim entró en Galp con la adquisición de una participación equivalente a la que posee la italiana.

De esta forma, los planes de Eni se vieron frustrados. Paolo Scaroni, director ejecutivo de Eni, ha repetido en varias ocasiones que la compañía no está interesada en poseer una participación minoritaria, tal y como sucede en la actualidad.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA