Martinelli avanza en sus políticas sociales a la espera de la aprobación del TLC con EEUU

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ricardo Martinelli, presidente de Panamá, ha anunciado gestiones para una pronta reunión con el presidente de EEUU, Barack Obama, en la que se discutirán cuestiones de interés mutuo con el TLC (Tratado de Libre Comercio) estancado en el Senado de EEUU. Insiste además en eliminar los subsidios de los partidos políticos vinculados a los resultados electorales para mejorar en 50 dólares (36 euros) la pensión de los jubilados. Ricardo Martinelli, presidente de Panamá, ha anunciado gestiones para una pronta reunión con el presidente de EEUU, Barack Obama, en la que se discutirán cuestiones de interés mutuo con el TLC (Tratado de Libre Comercio) estancado en el Senado de EEUU. Insiste además en eliminar los subsidios de los partidos políticos vinculados a los resultados electorales para mejorar en 50 dólares (36 euros) la pensión de los jubilados.

El presidente panameño ha asegurado que, pese a que aun no se ha concretado una fecha, la diplomacia estatal mantiene una relación del mejor nivel con la estadounidense que debe concluir en una reunión de los mandatarios de ambos países. Entre los temas a tratar prevalece el Tratado de Libre Comercio, aprobado ya por el Parlamento panameño y estancado en el Senado de EEUU desde 2007. Barack Obama prometió a Martinelli, en el encuentro de la ONU sobre los Objetivos del Milenio en septiembre, que impulsaría su aprobación.

Mientras Panamá espera dicha aprobación, que facilitaría las relaciones comerciales entre ambos estados, Ricardo Martinelli continúa fortaleciendo su política social. En medio de las protestas los jubilados solicitando un aumento de sus pensiones, el presidente ha anunciado la pretensión del Gobierno de retirar los subsidios a los partidos políticos. Ha asegurado que esta sería una buena fuente dineraria para acometer el gasto suplementario necesario para cumplir con dicha subida.

Los partidos de oposición han mostrado su preocupación ante tal propuesta. Aseguran que la los subsidios vinculados a los resultados electorales de los partidos políticos, son una fuente de fortalecimiento de la democracia. El partido del presidente Martinelli sería el segundo más afectado de aplicarse la medida. Perdería ingresos por valor de 4 millones de dólares (3 millones de euros). Sin embargo, el Partido Revolucionario Democrático (PRD), el principal partido de la oposición, perdería ingresos por valor de 6.5 millones de dólares (4,7 millones de euros) en 5 años.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA