Los especuladores financieros mantienen su apuesta contra el euro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El rescate que han brindado la UE, el FMI y el BCE a Irlanda no ha frenado las intenciones de los fondos de alto riesgo, que pretenden ‘tumbar’ al euro. Según reconocen gestores de esta industria, sus apuestas contra la deuda de la eurozona se han incrementado, acrecentando a su vez las tensiones entre los países miembros y el temor de ‘default’ de varios de ellos, incluida España. Los rumores incluso ya han alcanzado a Francia. La ministra de Finanzas gala, Christine Lagarde, ha tenido que salir a rechazar la posibilidad de que su país pueda sufrir riesgo de contagio. El rescate que han brindado la UE, el FMI y el BCE a Irlanda no ha frenado las intenciones de los fondos de alto riesgo, que pretenden ‘tumbar’ al euro. Según reconocen gestores de esta industria, sus apuestas contra la deuda de la eurozona se han incrementado, acrecentando a su vez las tensiones entre los países miembros y el temor de ‘default’ de varios de ellos, incluida España. Los rumores incluso ya han alcanzado a Francia. La ministra de Finanzas gala, Christine Lagarde, ha tenido que salir a rechazar la posibilidad de que su país pueda sufrir riesgo de contagio.

El Ibex 35 ha amanecido con una subida de más del 1% tras conocerse ayer que la UE y el FMI enviarán 85.000 millones de euros a Dublín, pero la alegría ha durado poco. Dos horas después del inicio de la sesión, las caídas se instalaron en el principal indicador de la Bolsa española, tras conocerse que un fondo institucional en Londres había lanzado una orden de venta de bancos y compañías automovilísticas, decisión que replicaron más tarde más fondos. Al cierre, el Ibex se dejaba en torno a un 2%. La deuda, por su parte, que mantenía estable en el 5,2% en las primeras horas, volvió a dispararse también.

En este contexto, son cada vez más los ‘hedge funds’ que no se creen su buena suerte y que, en un alarde de querer imitar al famoso multimillonario ya retirado George Soros, pretenden destruir el euro. Porque Bruselas, lejos de generar confianza en los llamados ‘países periféricos’ tras rescatar a la isla Esmeralda lo que parece estar consiguiendo es alentar los ataques de los especuladores financieros.

Algunos de estos fondos de alto riesgo han reconocido a Americaeconomica.com que en los últimos días se han incrementado los movimientos de sus fondos en los mercados de deuda soberana española, y en particular en el de bonos. Un ejemplo es Fortelus Capital Management, que gestiona alrededor de 1.000 millones de activos, y que ha declarado a varios medios económicos que mantiene apuestas que esperan ver futuros países en riesgo de quiebra. En cualquier caso este movimiento no ha sorprendido a todos, aunque logra acrecentar un poco más las tensiones en la eurozona y las especulaciones sobre el futuro de la moneda única.

Enfrentado a la opinión de los fondos de alto riesgo se encuentra un viejo conocido de éstos; el Deutsche Bank, primer banco por capitalación bursátil de Alemania. La entidad que preside Josef Ackermann, y que para muchos realiza la labor de ‘perro lazarillo’ de Merkel en la crisis de deuda soberana -“Merkel anuncia un rescate donde Ackermann dice que lo haga”, comentaron a este medio algunos inversores cercanos a la entidad germana- se ha mostrado confianza en que la crisis de deuda decaiga cuando llegue a España, aunque no asegura que Portugal vaya a poder escapar al destino que ya ha ‘cazado’ a Grecia e Irlanda. La opinión del banco en relación a España sorprende a algunos analistas, que vieron cómo las estrategias de inversión del banco el pasado mes de enero coincidían con la algunos fondos londinenses: apostar contra España en beneficio de Irlanda.

La especulación tiende a darse en dos mercados principales; mercado bursátil y deuda soberana. En este último escenario se encuentran, por un lado, los bonos soberanos y, por otro, los CDS o seguros de riesgos contra el impago de la deuda. Normalmente, el activo más solicitado por los especuladores es el CDS. Así sucedió en Irlanda. Sin embargo España cuenta con un mercado de CDS más rígido y con una menor liquidez que los demás, por lo que las operaciones a corto son más complicadas de realizar. Varios fondos de pensión consultados por este medio han reconocido que la mayoría de los ‘hedge funds’ con experiencia apuestan, en España, por los bonos y no por los CDS. En estos últimos los operadores suelen ser grandes fondos institucionales -como los fondos de pensiones- y corporaciones.

Hoy también, Goldman Sachs ha recortado el precio objetivo de los bancos del Ibex 35 y Pastor después de pronosticar unas pérdidas por morosidad para el sistema en general de 145.000 millones de euros, de los que 88.000 millones aún estarían pendientes.

Bruselas considera que España incumplirá su compromiso de reducir el déficit público al 6% del PIB en 2011, aunque sólo por un margen de cuatro décimas. Según las previsiones económicas de otoño que ha publicado hoy la Comisión Europea, este incumplimiento se explica por que la economía española sólo crecerá un 0,7% el año que viene y no un 1,3% como había vaticinado el Gobierno.

El Ejecutivo comunitario cree que en 2010 el Producto Interior Bruto (PIB) decrecerá un 0,2%, frente a la caída del 0,2% que espera Moncloa. Las medidas de ajuste fiscal decididas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero permitirán una “corrección importante” este año hasta el 9,3%, gracias al fin de los planes de estímulo, al aumento del IVA y también al recorte del gasto público, después de que el déficit se disparara hasta el 11,1% en 2009. Sin embargo, Bruselas considera que en 2011 el déficit superará las previsiones del Gobierno, “debido principalmente a un escenario de crecimiento menos favorable que el previsto en el presupuesto de 2011”. En 2012, el déficit llegará al 5,5%, muy superior al 4,4% que espera el Gobierno, aunque no hace ninguna mención al objetivo del 3% en 2013, tal como exige el Pacto de Estabilidad.

Bruselas, que recuerda que “el Gobierno se ha comprometido a aplicar medidas adicionales si se observan desviaciones respecto a la ejecución presupuestaria esperada”, considera además que la economía española “parece haberse estabilizado en 2010, pero todavía no se ha embarcado en una senda sólida de recuperación”. España, Irlanda (-0,2%) y Grecia (-4,2%) serán los tres únicos países de la eurozona cuya economía caiga este año, según Bruselas. En contraste, Alemania crecerá un 3,7%, lo que sitúa la media de la eurozona en el 1,7% y la del conjunto de la Unión Europea (UE) en el 1,8%.

En 2011, la economía española crecerá también por debajo del promedio de la eurozona (1,5%) y del conjunto de la UE (1,7%). El brazo ejecutivo europeo es también pesimista sobre el sector de la construcción, ya que en 2011 considera que proseguirá el ajuste, que sólo empezará a estabilizarse en 2012.

Bruselas pronostica también que la tasa de paro en España seguirá subiendo en 2011 hasta situarse de media en el 20,2% y caerá ligeramente hasta el 19,2% en 2012. No obstante, señala que “se espera que la plena aplicación de la reciente reforma laboral reduzca la segmentación del mercado de trabajo y contribuya a reducir con el tiempo el paro estructural” y que la reforma también “ejerza un efecto restrictivo en el crecimiento de los salarios en el futuro”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA