Los candidatos a las elecciones de Brasil afrontan su última semana de campaña

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A una semana de la segunda vuelta de las elecciones de Brasil, los dos candidatos, la oficialista Dilma Rousseff y el conservador José Serra, volverán a enfrentar posturas en un debate cara a cara. Rousseff mantiene una ventaja de 10 puntos sobre su adversario según las encuestas, por lo que ambos candidatos centran su atención en los indecisos, un 6%, y en desgastar al adversario. Se espera que ambos candidatos profundicen en sus propuestas esta semana. A una semana de la segunda vuelta de las elecciones de Brasil, los dos candidatos, la oficialista Dilma Rousseff y el conservador José Serra, volverán a enfrentar posturas en un debate cara a cara. Rousseff mantiene una ventaja de 10 puntos sobre su adversario según las encuestas, por lo que ambos candidatos centran su atención en los indecisos, un 6%, y en desgastar al adversario. Se espera que ambos candidatos profundicen en sus propuestas esta semana.

Según las encuestas, la candidata oficialista del Partido de los Trabajadores y delfina del actual presidente, Dilma Rousseff, mantendría una ventaja sostenida de 10% sobre su adversario político. Rousseff obtendría el 50% de los votos, mientras que Serra alcanzaría el 40%. En vistas de estos resultados, ambos candidatos centran sus esfuerzos en desgastar al adversario y lograr hacerse con el 6% de los votos de aquellos ciudadanos que se declaran indecisos.

Con este fin, Serra continúa arremetiendo contra el Gobierno de Lula da Silva, actual presidente, al que ha pertenecido la candidata del PT. Los mismos argumentos pero a la inversa, son utilizados por Rousseff, que habla de los logros sociales que su Gobierno ha conquistado y de la buena marcha económica. Según los analistas, el debate de esta noche servirá para que los candidatos ahonden en las propuestas más que para mantener las críticas en materia de aborto o religión.

En este sentido, Luiz Gonzaga Bergonzini, obispo de una populosa ciudad del decisivo y disputado estado de Sao Paulo, ha asegurado que el de Lula da Silva es el partido de la muerte y ha apoyado abiertamente al candidato Serra.

Por otra parte, los votantes del PT se mantienen en estos momentos expectantes con lo que pueda suceder con el “Plan de Metas” lanzado por el presidente Lula. Dicho plan establece la reducción de las desigualdades en el país, la disminución las vulnerabilidades y el fortalecimiento democrático como objetivos a seguir. De vencer Rousseff, los planes continuarán siendo incentivados, mientras que si vence Serra, surgen dudas de lo que puede suceder.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA