Los Bancos Centrales del Mercosur se reúnen con la vista puesta en la inflación

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los presidentes de los Bancos Centrales del Mercosur, junto a los de Bolivia y Perú como estados asociados, se reúnen mañana en Lima para determinar políticas comunitarias y enfrentar los retos económicos del subcontinente. En esta ocasión, la reunión estará marcada por la creciente preocupación ante la inflación, que cada país está afrontando con sus propias recetas monetarias. Los presidentes de los Bancos Centrales del Mercosur, junto a los de Bolivia y Perú como estados asociados, se reúnen mañana en Lima para determinar políticas comunitarias y enfrentar los retos económicos del subcontinente. En esta ocasión, la reunión estará marcada por la creciente preocupación ante la inflación, que cada país está afrontando con sus propias recetas monetarias.

El encuentro, que se prolongará durante todo el fin de semana, contará con la exposición, a cargo de los presidentes de los Bancos Centrales, de la situación macroeconómica de cada país. Según ha trascendido por medio de un comunicado de la entidad chilena, las conversaciones posteriores tendrán como cuestiones relevantes el contexto macroeconómico global, las políticas monetarias coherentes con la estabilidad de precios y los esquemas regulatorios que resguarden la solvencia de los sistemas financieros.

En definitiva, inflación ha de convertirse, según todos los indicios, en el principal motivo de discusión, en vista de los problemas que está generando en países asistentes como Bolivia o Argentina, así como por los esfuerzos que realizan otros como Brasil o Chile en ponerle freno.

Claudio González, analista de la chilena Tanner Corredores, en declaraciones a Americaeconomica.com, ha mostrado su temor de que “el intento por frenar el alza de precios pueda provocar un aumento en las tasas de interés, lo que rebajaría el beneficio de los inversores por las Bolsas latinoamericanas.”

Este no es si no una más de las tensiones que la inflación genera en América Latina. Las dificultades políticas por las que está pasando el presidente boliviano Evo Morales, que ha caído en las encuestas y sufre manifestaciones y paros laborales continuos, tienen justamente que ver con un alza del precio de la canasta básica. Por su parte, si algo puede evitar que la presidente argentina, Cristina Fernández, repita en el cargo, sería la alta tasa de inflación, próxima al 25% en 2010.

El analista argentino Roberto Álvarez, de la Asesoría Albazabal, considera que los países de América Latina deben tener en cuenta componentes que la diferencian del resto del mundo. “El fuerte crecimiento del PIB en los últimos años y la debilidad del dólar empujan la inflación de los países latinoamericanos” asegura.

El alza del precio del petróleo, que en hoy ha alcanzado los 120 dolares por barril de Brent, no tiene visos de frenarse por el momento. Las revueltas populares en los países árabes, con especial incidencia estos días en Libía, un gran exportador del oro negro, continuarán manteniendo el precio del petróleo en cifras record por un tiempo, algo que va a seguir presionando la inflación hacia arriba.

El elevado precio de los alimentos también es, según los analistas, un hecho que perdurará por un tiempo. Lo cierto es que la mejora en el poder adquisitivo de chinos e hindúes, casi la mitad de la población mundial, está generando una demanda creciente que eleva a su vez los alimentos básicos. El crecimiento económico de ambos países no es coyuntural, por lo que los alimentos seguirán encareciéndose.

Además de estos dos motivantes de la inflación, muchos analistas han hecho énfasis en la tendencia de los especuladores internacionales, al menos desde que la crisis del euro parece más controlada, en apostar por el mercado de futuros y las materias primas, es decir, mercados donde se especula con el precio de los alimentos entre otros bienes de consumo primario.

Lo cierto es que no todos los países sufren la inflación de la misma manera. En relación a su país, Álvarez considera que los “argentinos están acostumbrados a vivir con la inflación.” Álvarez recuerda que este ha sido un verano exitoso para el turismo y que la venta de automóviles se ha recuperado. Sin embargo advierte de que, “si el Gobierno quiere atajar la inflación (en torno 25% este año), va a tener que retirar los subsidios que se instauraron con el corralito, algo que sería muy duro”, algo en lo que el Banco Central argentino no puede colaborar.

Las noticias de la pasada semana hablaban de que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ha tenido que anunció un recorte de 22.000 millones de dólares del presupuesto de 2011 con el fin de aplacar la inflación. Andrés Ortiz, analista colombiano, considera que los países de la región están haciendo un buen trabajo y “Brasil es el ejemplo. A comienzos de año subió la tasa de interés 50 puntos y ahora anuncia este recorte“

El país gobernado por Rousseff es la esperanza económica para sus vecinos. Jorge Ramírez, analista peruano, considera que Brasil “ha entrado en las ligas mayores y eso puede repercutir en Perú de manera positiva.” Todos esperan lo que la ejecutiva brasileña hará con su moneda, el real, después de la visita del Secretario del Tesoro de EEUU buscando apoyo para presionar a China. El yuan debe flexibilizarse, todos excepto China parecen convencidos de ello.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA