Las estadísticas del empleo ‘sonríen’ a Obama

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La primera estadística sobre el empleo hecha pública en 2011 ha resultado ser un alivio para el presidente de EEUU, Barack Obama, y el equipo económico de la Casa Blanca, en un momento especialmente delicado. Los números que, casi doblan las previsiones, parecen dar validez a las iniciativas adoptadas por el político demócrata para combatir el paro. La primera estadística sobre el empleo hecha pública en 2011 ha resultado ser un alivio para el presidente de EEUU, Barack Obama, y el equipo económico de la Casa Blanca, en un momento especialmente delicado. Los números que, casi doblan las previsiones, parecen dar validez a las iniciativas adoptadas por el político demócrata para combatir el paro.

El sector privado estadounidense creó en diciembre 297.000 empleos, casi el triple de los 100.000 esperados por los analistas, y el mayor avance en una década, según el informe publicado hoy por la Automatic Data Processing (ADP).

Según estos datos, que suponen 11 meses consecutivos de creación neta de empleo, el sector de los servicios fue el responsable de 270.000 nuevos puestos de trabajo, lo que representa el mayor incremento mensual registrado en él desde que empezó a recopilar esta información en 2000.

Por lo que se refiere al sector productivo, su creación de 27.000 puestos de trabajo fue la cifra más alta desde febrero de 2006. Por tamaños de empresas, las de tamaño medio crearon 144.000 puestos, las pymes 117.000 y las grandes empresas 36.000.

Estas cifras despiertan las esperanzas de cara a los datos oficiales que publicará el Departamento de Trabajo este viernes. No obstante, suelen diferir bastante. ADP anunció en noviembre la creación de 93.000 puestos, cifra que la oficina de estadísticas del Estado rebajó posteriormente hasta 50.000.

Sin embargo, si las cifras oficiales del viernes confirman la mejora del empleo, la circunstancia puede suponer un problema para los planes políticos anticipados por la nueva mayoría republicana del Congreso de EEUU. Los parlamentarios conservadores, instigados por el radicalismo del ascendente Tea Party, pretenden crear seis comisiones de investigación para revisar la limpieza de las decisiones adoptadas por Obama en sus dos primeros años de mandato.

En muchos casos estas opciones se relacionan con la política económica desarrollada por el inquilino de la Casa Blanca. De modo que, como explicaban hoy varios relevantes columnistas conservadores, si los datos dan fe de lo acertado de estas decisiones, los republicanos pueden encontrarse con la falta de apoyo popular de la que prentendía ser su iniciativa estrella para los dos próximos años.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA