La última Cumbre del Mercosur de Lula debatirá la agenda para la próxima década

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Fernando Lugo asistirá finalmente a la Cumbre de Mercosur que se celebra en Foz de Iguazú, Brasil, un evento que se ha convertido en noticia en lo personal, ya que será la despedida del presidente brasileño, Inazio Lula da Silva. Sin embargo, la Cumbre debe servir para que los países miembros establezcan la agenda de la próxima década, así como para profundizar en la integración en una entidad que ha deparado muchos beneficios a sus miembros. Fernando Lugo asistirá finalmente a la Cumbre de Mercosur que se celebra en Foz de Iguazú, Brasil, un evento que se ha convertido en noticia en lo personal, ya que será la despedida del presidente brasileño, Inazio Lula da Silva. Sin embargo, la Cumbre debe servir para que los países miembros establezcan la agenda de la próxima década, así como para profundizar en la integración en una entidad que ha deparado muchos beneficios a sus miembros.

Los mandatarios de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay se reúnen los días 16 y 17, mañana y el viernes, en la última Cumbre del Mercosur a la que el presidente brasileño, Inazio Lula da Silva, asistirá como cabeza visible de su país. Su despedida coincide con uno de los mejores momentos para el mecanismo de integración, que ha sido alabado por instituciones económicas internacionales como la CEPAL o el FMI por los buenos resultados que ha proporcionado a los países integrantes.

Después de que las dudas sobre la presencia del presidente de Paraguay, Fernando Lugo, que amenazaba con no asistir a causa de un conflicto portuario que impedía la entrada en Argentina de los barcos paraguayos, se hayan disipado, llega el momento de discutir la agenda que se encuentra sobre la mesa. La principal cuestión es ompleja, definir las prioridades para la próxima década.

Antonio Simoes, subsecretario general del Ministerio de Exteriores brasileña para América del Sur, Central y el Caribe, ha asegurado que «en los próximos diez años queremos avanzar mucho, pero no podemos avanzar solo en el área económico y comercial, eso no es deseable ni es sustentable». De sus palabras se interpreta que la pretensión de Brasil es incluir en las discusiones una mayor vinculación en materia social.

Bajo esta premisa, los presidentes esperan aprobar un plan a 10 años para crear un «estatuto de ciudadanía» del Mercosur, con el que se pretende vincular a las poblaciones sudamericanas con el bloque, al estilo de lo que ocurre en la Unión Europea, el esquema de integración más avanzado del mundo. Las dificultades por las que está pasando la UE podrían crear dudas sobre la creación de una moneda común, una discusión que no se ha realizado aun en el Mercado del Sur.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA