La siderúrgica Ternium cobrará la deuda por la nacionalización de Sidor Venezuela

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Después de la nacionalización forzosa de Sidor en 2008 a manos del presidente venezolano Hugo Chávez, el conglomerado siderúrgico Ternium, controlado por el grupo argentino Techint, cobrará finalmente los 257.4 millones de dólares (195 millones de euros) que aún se le adeudaba. Es el último pago de un total de 1.970 millones de dólares (1.500 millones de euros) que corresponde al 60% de las acciones de la sucursal en Venezuela. Después de la nacionalización forzosa de Sidor en 2008 a manos del presidente venezolano Hugo Chávez, el conglomerado siderúrgico Ternium, controlado por el grupo argentino Techint, cobrará finalmente los 257.4 millones de dólares (195 millones de euros) que aún se le adeudaba. Es el último pago de un total de 1.970 millones de dólares (1.500 millones de euros) que corresponde al 60% de las acciones de la sucursal en Venezuela.

Tras el acuerdo, Ternium ha comunicado que la Corporación Venezolana de Guayana le pagará 7 millones de dólares (5.300 millones de euros) en los próximos 10 días, mientras que el resto será abonado en cinco pagos trimestrales de 50.8 millones de dólares (38 millones de euros) a partir del 15 de febrero de 2011.

El contrato corresponde al pago de la última cuota de 257 millones de dólares (195 millones de euros) que el Gobierno de Venezuela no pudo cumplir el pasado mes de noviembre cuando tuvo lugar la compra-venta del 60% de las acciones de Sidor. Con el nuevo convenio, el estado venezolano terminará de saldar la deuda en 2012.

Techint-Ternium acordó en mayo de 2009 cobrar una compensación total de 1.970 millones de dólares (1.500 millones de euros) por el traspaso de Siderúrgica del Orinoco (Sidor) a Venezuela. Para esa fecha el Gobierno ya había pagado 400 millones de dólares (304 millones de euros), y la diferencia se cancelaría en seis cuotas trimestrales.

En abril de 2008 el Presidente Chávez decretó la nacionalización de la siderúrgica, que era controlada en un 60% por Ternium.

La compañía Ternium destacó en un comunicado, a modo de aviso, que continúa reservando sus derechos bajo contratos, tratados de inversión y la ley venezolana e internacional en caso de que no se paguen los saldos que se adeudan.

Con el retraso y la reestructuración del pago, se aleja la posibilidad de que los accionistas de Sidor logren cerrar el acuerdo para el reembolso de sus acciones. Los copropietarios han planteado como opción firmar un acta de acuerdo y concretar el desembolso en el 2011.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA