La entrada de capital golondrina roza máximos históricos en América Latina

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Latinoamérica se ha acercado durante 2010 a récord históricos en lo que se refiere a la recepción del llamado capital golondrina. De esta forma, las inversiones privadas extranjeras han sumado un total de 220.000 millones de dólares (161.665 millones de euros), una cifra muy cercana a los 234.000 millones de dólares (171.953 millones de euros) alcanzados durante el año 2007. Al menos, esto es lo que muestra un informe elaborado por el Instituto de las Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés). La tendencia continuará durante este año y el que viene, lo que obligará a los gobiernos a fortalecer sus políticas financieras con el fin de mitigar las presiones alcistas sobre sus divisas. Latinoamérica se ha acercado durante 2010 a récord históricos en lo que se refiere a la recepción del llamado capital golondrina. De esta forma, las inversiones privadas extranjeras han sumado un total de 220.000 millones de dólares (161.665 millones de euros), una cifra muy cercana a los 234.000 millones de dólares (171.953 millones de euros) alcanzados durante el año 2007. Al menos, esto es lo que muestra un informe elaborado por el Instituto de las Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés). La tendencia continuará durante este año y el que viene, lo que obligará a los gobiernos a fortalecer sus políticas financieras con el fin de mitigar las presiones alcistas sobre sus divisas.

Durante este año, la buena marcha de la economía de los países emergentes, enmarcados en un territorio internacional incierto, ha causado la entrada de muchas inversiones privadas que han inyectado una tremenda liquidez en sus mercados y han causado una escalada de sus divisas.

En efecto, las bajas tasas de interés y el leve crecimiento de las economías avanzadas, combinadas con una dinámica expansión en los países emergentes, atrae hacia estos mercados los flujos de capital. Y aunque las inversiones fueron recibidas de buen grado en un principio y se consideraban necesarias para el crecimiento, muchos países han llegado al punto de saturación.

Por este motivo, los gobiernos de algunos países latinoamericanos, como Brasil, han tomado una serie de iniciativas encaminadas a frenar la entrada de capital golondrina. Otros han realizado intervenciones en el mercado cambiario con la finalidad de frenar la apreciación de sus divisas, como puede ser el caso de Chile. Todas estas iniciativas proteccionistas han estado destinadas a evitar un sobrecalentamiento excesivo de sus economías que lastraría su crecimiento.

Los datos publicados por el IIF hablan por sí solos. Durante el año 2010, habrían llegado unos 908.300 millones de dólares (667.455 millones de euros) a los mercados emergentes. Para dentro de dos años, la cifra será de 1 billón de dólares. América Latina es, dentro de este grupo, el segundo receptor más importante de inversiones de cartera, al captar un 24,2% de los recursos totales en el 2010. La cifra, de 220.000 millones de dólares (161.665 millones de euros), supone un incremento de 76.000 millones de dólares (55.847 millones de euros) respecto a 2009.

En cuanto a las previsiones para este año, los flujos a la región serán del orden de los 214.900 millones de dólares (157.917 millones de euros), algo menos que durante 2010, aunque volverán a subir hasta los 216.400 millones de dólares (159.019 millones de euros) en 2012. Este comportamiento responderá a los controles de capital de los gobiernos.

Por países, Brasil ha sido el que más flujos de capital ha recibido durante 2010, con un total de 122.000 millones de dólares (89.650 millones de euros). De lejos le sigue México, con 36.000 millones de dólares (26.454 millones de euros), y Chile, que llega a la suma de 27.000 millones de dólares (19.840 millones de euros). A continuación se encuentran Colombia, con 13.000 millones de dólares (9.552 millones de euros) en flujos recibidos; Perú, con 8.000 millones de dólares (5.878 millones de euros) y Argentina, con 6.000 millones de dólares (4.409 millones de euros).

El IIF, encargada de elaborar el informe que muestra estos datos, es la principal asociación mundial de entidades financieras. Con sede en Washington, cuenta con más de 430 miembros del calibre de Deutsche Bank, Citigroup y Bank of America – Merrill Lynch.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA