El real brasileño recupera su máximo de dos años pese a la incertidumbre electoral

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los especuladores financieros han aprovechado la insuficiente victoria de la candidata de Lula, Dilma Rousseff, en las elecciones brasileñas para mantener su pulso con el Banco Central del país. La necesidad de una segunda vuelta podría desalentar a los responsables políticos de tomar medidas para frenar al real, que tocó de nuevo su máximo de dos años frente al dólar. Los especuladores financieros han aprovechado la insuficiente victoria de la candidata de Lula, Dilma Rousseff, en las elecciones brasileñas para mantener su pulso con el Banco Central del país. La necesidad de una segunda vuelta podría desalentar a los responsables políticos de tomar medidas para frenar al real, que tocó de nuevo su máximo de dos años frente al dólar.

La divisa brasileña se apreció hoy un 0,3% hasta las 1,6839 unidades por dólar, en línea con el pasado viernes, un registro que no tocaba desde el pasado mes de septiembre de 2008.

Dilma Rousseff no consiguió evitar una segunda vuelta electoral. La candidata de Lula da Silva para sucederle en la presidencia de Brasil ganó las elecciones pero no alcanzó la mayoría absoluta de votos emitidos, por lo que deberá enfrentarse de nuevo al ex gobernador de São Paulo, José Serra, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB).

Por el momento, las constantes compras de dólares del banco central no han logrado detener la apreciación del real brasileño, cuya situación empeoró la semana pasada con el éxito de la ampliación de capital de Petrobras. La entrada masiva de dólares en territorio brasileño, con la consecuente demanda de reales, ha provocado parte del rally de esta divisa.

Además de comprar divisas en el mercado local, el Gobierno ha determinado que el Fondo Soberano pueda comprar y hacer colocaciones en moneda extranjera como una forma de contener el tipo de cambio.

El valor de las monedas y la pérdida de competitividad de algunos países será, en opinión de los expertos, uno de los temas centrales en la próxima reunión del G-20 el mes que viene.

La incertidumbre generada por la segunda vuelta electoral también ejercía presión sobre la renta variable. El principal indicador de la Bolsa de Brasil, el Bovespa, abrió hoy a la baja, aunque conforme avanzaba la sesión comenzó a registrar tímidas subidas del 0,1%.

Mientras la rentabilidad de los bonos brasileños denominados en dólares y con vencimiento a 30 años registraba una subida de seis puntos básicos, hasta el 2,58%. Según los analistas, el mercado teme que crezcan las tensiones políticas en las semanas que restan hasta la segunda vuelta de la elección presidencial.

Es ahora cuando todos los focos se centrarán en el Partido Verde, la gran sorpresa de las elecciones brasileñas.

Aunque los analistas están seguros de que Rousseff ganará las elecciones en la segunda vuelta, el partido liderado por Marina Silva puede convertirse en la llave al Gobierno.

El presidente del partido ecologista, Alberto Sirkis, ha declarado que no apoyará a ninguno de los principales candidatos, como ya sucedió en las elecciones del 2006, lo que deja cierta incertidumbre de cara al futuro.

Los votos ‘verdes’ serán los que decidan como finalizan estas elecciones, después de sorprender con el notable desempeño de su candidatura, con aproximadamente 20 millones de votos, 5% más que lo que le daban los sondeos.

La situación lógica es que el voto del partido de Silva se dirija al Partido de los Trabajadores, ya que comparten ideales izquierdistas. Pero la mala relación de Silva con Rousseff, que propició la salida de la candidata de los verdes del partido de Lula, puede provocar que el voto ‘lógico’ no se produzca.

La otra opción, menos probable, es que los votos ‘verdes’ terminen a favor del partido de Serrá. Menos probable por la diferencia en la ideología política, muy apartada de las ideas de izquierda que existen en el Partido Verde. Pero no se sabe lo que se puede llegar a hacer por ganar una porción de poder.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA