Ecopetrol asume el control del segundo mayor oleoducto de Colombia

Ecopetrol
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La petrolera estatal colombiana Ecopetrol tomará el control del segundo oleoducto más importante del país, el Caño Limón-Coveñas, tras llegar a un acuerdo con la filial de la multinacional estadounidense OXY, que opera en Colombia desde 1986. Esta operación se enmarca dentro del proyecto que adelanta Ecopetrol para ampliar la exploración de hidrocarburos ante la creciente producción de petróleo de la región latinoamericana. Por el momento, se desconoce la cuantía de la transacción. La petrolera estatal colombiana Ecopetrol tomará el control del segundo oleoducto más importante del país, el Caño Limón-Coveñas, tras llegar a un acuerdo con la filial de la multinacional estadounidense OXY, que opera en Colombia desde 1986. Esta operación se enmarca dentro del proyecto que adelanta Ecopetrol para ampliar la exploración de hidrocarburos ante la creciente producción de petróleo de la región latinoamericana. Por el momento, se desconoce la cuantía de la transacción.

El oleoducto, de 771 kilómetros y una capacidad máxima de 220.000 barriles por día, fue construido por la Occidental de Colombia (OXY) dentro de un contrato de asociación con la estatal para la explotación del campo de Caño Limón. La línea transporta el crudo extraído hasta Coveñas, puerto de exportación en el Caribe en el que también desemboca el Oleoducto Central S.A. (Ocensa), que es el más largo del país.

El Ocensa, que también está controlado por Ecopetrol, tiene una capacidad de 650.000 barriles por día y cuenta con 790 kilómetros de longitud. Lleva el crudo producido en los campos de Cusiana y Cupiaga, situados en el departamento del Casanare.

Esta operación, que se enmarca dentro del proyecto de la petrolera estatal con el fin de ampliar la capacidad de exploración de hidrocarburos, permitirá a Ecopetrol disponer de la capacidad excedente del oleoducto, después de atender las exigencias de transporte del crudo de Caño Limón, para la evacuación de las mayores producciones de petróleo de los Llanos Orientales.

El acuerdo, del que no se ha hecho público ninguna cifra económica, ha sido aprobado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ya que modifica las condiciones establecidas para la operación del oleoducto recogidas en el contrato de asociación.

Desde su inauguración en 1986, el oleoducto Caño Limón-Coveñas ha sido el centro de más de 1.000 atentados dinamiteros, mayoritariamente cometidos por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla del país, que en su momento lo declaró objetivo militar.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA