Brasil se ofrece para ayudar en el desarrollo de las Pymes en Cuba

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ministro de Exteriores de Brasil, Celso Amorim, ha asegurado a la prensa internacional que su país estará dispuesto a prestar ayuda a Cuba para el desarrollo de sus pequeñas y medianas empresas (Pymes) y de este modo dar un impulso a la economía del país dirigido por Raúl Castro. Los expertos ven en esta medida un buen modo para mejorar las relaciones bilaterales entre estos dos países. El ministro de Exteriores de Brasil, Celso Amorim, ha asegurado a la prensa internacional que su país estará dispuesto a prestar ayuda a Cuba para el desarrollo de sus pequeñas y medianas empresas (Pymes) y de este modo dar un impulso a la economía del país dirigido por Raúl Castro. Los expertos ven en esta medida un buen modo para mejorar las relaciones bilaterales entre estos dos países.

Dicha cooperación será en términos de aprendizaje dada la dilatada experiencia que tiene Brasil a la hora de apoyar con créditos a las Pymes y en la forma de llevar su régimen tributario.

El Gobierno de Cuba intenta que su país se abra al sector privado de forma paralela a la reducción de trabajadores estatales (500.000 en seis meses). Para ello fomentará la creación de pequeñas empresas, con dueños que puedan solicitar créditos y el establecimiento de un nuevo régimen tributario.

Amorim ha destacado, en declaraciones recogidas por Reuters, que Brasil tiene mucha experiencia en este ámbito por haber impulsado el sector empresarial para desarrollar su economía. El ministro brasileño considera que Cuba necesitará de esta experiencia para ayudar al sector privado a absorber los empleos estatales que el Gobierno de la Isla planea eliminar en los próximos meses.

En la actualidad más de cinco millones de personas, los que supone un 85% de la fuerza laboral de Cuba, trabajan para el Estado. Algunos expertos consideran que la reubicación de esos 500.000 trabajadores públicos en el sector privado es la medida política más audaz en La Habana desde que Raúl Castro sucedió a su hermano Fidel hace cuatro años.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA