Argentina y Brasil, en contra de que se regulen los precios de las materias primas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La inestabilidad de los precios de las materias primas, cuyos valores se han situado en los puntos más altos, en los mercados financieros ha alertado al G20, que ha incluido este aspecto en la agenda de la Cumbre de ministros de Finanzas. Tanto Argentina como Brasil, principales productores, se han posicionado en contra del control sobre los precios y sus ministros de economía, Amado Boudou y GuidoMantega, viajarán a París para defender la no regulación de los costes de las materias primas en el mercado internacional. La inestabilidad de los precios de las materias primas, cuyos valores se han situado en los puntos más altos, en los mercados financieros ha alertado al G20, que ha incluido este aspecto en la agenda de la Cumbre de ministros de Finanzas. Tanto Argentina como Brasil, principales productores, se han posicionado en contra del control sobre los precios y sus ministros de economía, Amado Boudou y GuidoMantega, viajarán a París para defender la no regulación de los costes de las materias primas en el mercado internacional.

La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde ha hecho pública la agenda de la reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20, que tendrá lugar en París el próximo 17 de febrero. Acordar los indicadores para medir los desequilibrios comerciales, la reforma del sistema monetario internacional y la volatilidad de los precios de las materias primas son los principales temas de esta reunión, en la que América Latina tiene mucho que decir.

Elaborar una lista de indicadores para medir los desequilibrios financieros internacionales es una tarea pendiente para el Grupo. Los líderes del G20 ya acordaron la elaboración de esta lista durante la reunión que tuvo lugar en noviembre en Seúl. Se pretende establecer una serie de herramientas de análisis más restrictivas para los miembros que los exámenes periódicos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Entre las propuestas francesas se encuentran, por un lado, la adaptación de la balanza por cuenta corriente, documento contable en el que se registran las operaciones comerciales, de servicios y movimientos de capitales de los residentes del país con el resto del mundo, como instrumento de medida. Y, por otro lado, la idoneidad de contabilizar el saldo comercial, diferencia entre las exportaciones y las importaciones, así como otros flujos de intercambios de servicios.

Asimismo, el grupo de trabajo se centrará en la reforma del sistema monetario internacional, una de las prioridades de la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, cuyo país detenta la presidencia del grupo. En este sentido, se plantea la necesidad de incluir al yuan, la moneda china, por ser una de las más utilizadas para la facturación del comercio. La reforma del sistema monetario es un aspecto de especial interés para los países latinoamericanos del grupo que reclaman una mayor participación de sus monedas, como el real brasileño y el peso Chileno. Estas economías emergentes buscan una canasta de monedas más diversificada, así como la adecuación entre el sistema monetario internacional y la economía real.

La necesidad de hacer frente a la volatilidad de los precios de las materias primas es otro de los temas principales de la agenda de la Cumbre. El precio de los granos, los metales y el petróleo se encuentra ahora en máximos históricos. El ministro de economía argentino, Amado Boudou, manifestó su opinión al respecto la pasada semana durante una rueda de prensa, en la que afirmó que lo que hay que controlar no son los precios sino la especulación internacional y el movimiento de capitales. Una postura compartida por otras economías, como la brasileña, que han expresado su rechazo a la regulación de precios. Frente a esto, durante el anuncio de esta agenda, la ministra francesa puntualizó que no se trataba de administrar los precios, pero si luchar contra las fluctuaciones de estos productos, que están causando estragos en los países más pobres.

La cumbre de Ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G 20 se extenderá hasta el día 19 de febrero. Aunque no se esperan soluciones concluyentes, según a indicado Christine Lagarde en el anuncio de esta agenda, esta reunión servirá como punto de partida para el encuentro de Presidentes que está prevista para el próximo mes de noviembre en Cannes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA