Ecuador propone un impuesto sobre el consumo de petróleo para luchar contra el cambio climático

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha vuelto a insistir en su petición a la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP). El dirigente considera que es necesario aplicar un impuesto a las compras los países consumidores de crudo, para financiar programas de reducción de dióxido de carbono (CO2). El mandatario continúa con su campaña ecológica para mantener bajo tierra el petróleo del yacimiento de Yanusí. A cambio, solicita donaciones que cubran los beneficios que el país dejaría de percibir si lo explotara. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha vuelto a insistir en su petición a la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP). El dirigente considera que es necesario aplicar un impuesto a las compras los países consumidores de crudo, para financiar programas de reducción de dióxido de carbono (CO2). El mandatario continúa con su campaña ecológica para mantener bajo tierra el petróleo del yacimiento de Yanusí. A cambio, solicita donaciones que cubran los beneficios que el país dejaría de percibir si lo explotara.

“La OPEP podría convertirse en el gran coordinador mundial para la lucha contra las emisiones de CO2″, aseguró Correa, que participó este martes en la Cumbre Internacional del Medio Ambiente (Cima), que se desarrolla en el puerto de Guayaquil, al suroeste del país. El presidente ecuatoriano considera que “frente a la reticencia de los países emisores de gases de efecto invernadero y culpables del cambio climático”, la organización petrolera debe tomar la iniciativa.

Para hacerlo efectivo, el mandatario propone que se habría de aplicar un el impuesto en las fuentes de las emisiones contaminantes, es decir, a las exportaciones de petróleo. De esta manera “se lograría justicia económica ya que los países importadores gravan la importación de petróleo en perjuicio de los exportadores”, sostuvo.

Correa facilitó algunas cifras. El gobernante señaló que con la producción de la OPEP y los precios actuales del crudo, un impuesto de 5% sobre el valor de las exportaciones generaría más de 40.000 millones de dólares anuales. De la misma forma, volvió a reclamar donantes para mantener bajo tierra el petróleo ecuatoriano que permanece sin explotar en el yacimiento de Yanusí.

Dicho yacimiento cuenta, según los cálculos del Gobierno ecuatoriano, con 846 millones de barriles de crudo, el 20% de las reservas del país. Con el fin de reducir las emisiones de 407 millones de toneladas métricas de CO2, Correa solicita una compensación internacional de 3.600 millones de dólares. Quito esperará hasta diciembre de 2011 para recibir los primeros 100 millones de dólares por parte de las Naciones Unidas.

Con el fin de publicitar la iniciativa, el cantante Joan Manuel Serrat, que llega hoy a Ecuador, será nombrado Embajador de Buena Voluntad. El artista español visitará estos días el Parque Yanusí (donde se encuentra el yacimiento), que es considerada la reserva ecológica más biodiversa del mundo.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario