Alejandro Toledo lidera las encuestas electorales en Perú, inmune a las sospechas de corrupción

Alejandro Toledo, el que fuera presidente de Perú desde 2001 a 2006, ha alcanzado el 30% en intención de voto con vistas a las elecciones presidenciales que se celebrarán en abril. Se confirma de esta manera su consolidado liderazgo a pesar de las acusaciones que lo vinculan al narcotráfico y a la corrupción. La última controversia tiene que ver con la financiación de su campaña política. Dos empresas brasileñas, vinculadas en su país a la corrupción, habrían aportado grandes cantidades de dinero. Alejandro Toledo, el que fuera presidente de Perú desde 2001 a 2006, ha alcanzado el 30% en intención de voto con vistas a las elecciones presidenciales que se celebrarán en abril. Se confirma de esta manera su consolidado liderazgo a pesar de las acusaciones que lo vinculan al narcotráfico y a la corrupción. La última controversia tiene que ver con la financiación de su campaña política. Dos empresas brasileñas, vinculadas en su país a la corrupción, habrían aportado grandes cantidades de dinero.

El último sondeo de opinión que se ha realizado en el país, elaborado por la consultora privada Datum, situó a Alejandro Toledo, que representa al partido Perú Posible, en primer lugar con un 30% en intención de voto. La hija del ex presidente Alberto Fujimori, Keiko Sofía Fujimori, obtuvo el 20% y es la rival más cercana de Toledo. Ésta ha desplazado del segundo puesto a Luis Castañeda, con un 18% y se coloca en tercera posición.

Hace unos días el favorito a ganar las elecciones, tuvo que desmentir que estuviera a favor de la despenalización de las drogas tras unas declaraciones que realizó en una conferencia para los medios extranjeros. El tema dio pie a la oposición, que acusó a Toledo de estar vinculado con el narcotráfico y de consumir sustancias ilegales.

Algunos de los opositores, como Luis Castañeda exigió que sometieran al líder de Perú Posible a una prueba toxicológica. El candidato a la primera vicepresidencia del PP, Carlos Bruce, salió a la defensa de Toledo y de todo el partido. Señaló que la agrupación política no tiene ese tipo de “historial”, jamás lo tuvo, y ahora que están en plena campaña electoral, se preocupan para que sus candidatos no estén influenciados por gente vinculada a “ese vil negocio”. Por todo ello, negó la posibilidad de someter al ex mandatario y actual candidato presidencial Alejandro Toledo a una prueba de ese tipo.

En los últimos días ha surgido un actor inesperado de la campaña electoral, Brasil. Gran parte de la campaña del político está siendo financiada por empresas constructoras del país brasileño. Firmas del sector de la construcción han ejecutado numerosos proyectos de infraestructura en Perú. Además, empresas peruanas que funcionan con capital brasileño también están prestando su apoyo financiero. Al parecer, Perú sería un país clave del ambicioso proyecto de expansión en América del Sur por parte de Brasil.

Según información del organismo electoral, las firmas brasileñas Camargo Correa, Constructora Queipuz Galvan y Galvao Engenharia han aportado alrededor de 192.000 dólares (140.000 millones de euros) desde diciembre para la campaña electoral de Toledo. Estas empresas están vinculadas en su país a la corrupción.

El líder de Perú Posible, quien gobernó el país entre el 2001 y el 2006, cuenta con una buena aceptación por parte del empresariado en Perú. Durante su primer Gobierno fue el arquitecto de los principales pactos de libre comercio que ha suscrito el país andino.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario