Regreso al pasado…

Piezas nuevas para viejas reliquias. Una de las imágenes más típicas de Cuba actualmente, y desde hace más de cuatro décadas, es un Chrysler de los años 50 estacionado en una acera cualquiera. Lo que en otros países supondría una reliquia de coleccionista, brillante y cuidadosamente expuesta, en la mayor de las Antillas es uno de los medios de transporte habituales, con su consiguiente desgaste.

Por eso, varios expertos han señalado que si EEUU levantase el embargo a Cuba, existiría una gran demanda de piezas de las diferentes automovilísticas desde ésta para reparar los intestinos de estos vehículos, que en algunos casos han acudido al mercado asiático de reposiciones, mientras que en otros mantienen sus piezas originales.

La mayor de las Antillas sería, sin duda, un gran mercado para estas compañías, que tras dos años de crisis financiera buscan como agua de mayo cualquier tipo de negocio que pueda ser rentable.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario