Hugo Chávez protagoniza un repliegue estratégico ante la presión de los estudiantes

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha accedido a abrir un debate nacional para reformar la ley universitaria. Como primer paso y muestra de buena voluntad, ha derogado el texto que aprobó hace seis meses un Parlamento en el que sus partidarios gozaban del control absoluto. El miedo a que las movilizaciones estudiantiles compliquen sus planes de consolidación de su proyecto totalitario podría estar detrás, según algunos analistas, de esta suerte de repliegue estratégico. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha accedido a abrir un debate nacional para reformar la ley universitaria. Como primer paso y muestra de buena voluntad, ha derogado el texto que aprobó hace seis meses un Parlamento en el que sus partidarios gozaban del control absoluto. El miedo a que las movilizaciones estudiantiles compliquen sus planes de consolidación de su proyecto totalitario podría estar detrás, según algunos analistas, de esta suerte de repliegue estratégico.

Quizá por ello, Chávez ha querido convertir su gesto en un saludo a la constitución de una nueva Asamblea Parlamentaria en la que no gozará de la mayoría suficiente para gobernar a sus anchas con una serie de gestos de aparente buena voluntad que no pueden esconder, sin embargo, un hecho objetivo. Tras la aprobación a finales de diciembre de la Ley Habilitante, con la escusa de que era necesario para enfrentarse a los desastres naturales provocados por las lluvias, el mandatario bolivariano va a poder gobernar por lo menos durante diecisiete meses sin contar con el Parlamento.

Según lo establecido en la Ley Habilitante, Chávez podrá gobernar sin el control del Parlamento hasta seis meses antes de la celebración de las próximas elecciones. Dichos comicios electorales se celebrarán en diciembre del 2012.

Para empezar, el mandatario ha vetado la polémica reforma a la Ley Universitaria, que aprobó el saliente Parlamento oficialista el pasado 23 de diciembre. Dicha reforma otorgaba más poder al Gobierno sobre las Universidades, y los estudiantes han protagonizado desde su aprobación una serie de protestas en las que su principal argumento era que impondría un ‘pensamiento único’ y acabaría con la autonomía de dichos centros educativos.

Por lo que Chávez ha pedido a la nueva Asamblea Nacional que se instalará mañana que impulse una comisión nacional en la que participe el Gobierno y “todos los intelectuales, rectores, estudiantes, trabajadores, obreros, y las comunidades”, ha comentado hoy a la prensa local.

También ha decidido dar marcha atrás en el aumento que había estipulado para el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), algo que estaba contemplado dentro de la Ley Habilitante y que muchos sectores habían considerado una decisión ‘inflacionaria’. Chávez se había escudado en la crisis provocada por las recientes inundaciones para incrementar dicho impuesto, con el que haría un fondo especial para viviendas e infraestructuras. Pero hay quienes han considerado este incremento como una escusa para obtener fondos adicionales con los que financiar gastos para la campaña presidencial que tendrá lugar en el año 2012.

Al respecto de los comentarios de los expertos, que aseguraban que era una decisión inflacionaria, el director del Banco Central de Venezuela, Armando León, ha indicado que el ajuste del IVA no afectará a la meta de inflación para 2011, porque ya está estimado dentro del cálculo de entre el 22 y el 23% de variación previsto para el año.

Por otra parte, también ha amenazado con endurecer los controles impuestos a las importaciones del país, lo que, según los observadores, serviría para que el gobierno de Caracas rebatiera las acusaciones que ha recibido sobre la realización de una devaluación encubierta. Estas ‘denuncias’ tienen su base en que el presidente bolivariano ha igualado en 4,3 bolívares por dólar todas las tasas de cambio oficiales para las compras en el exterior, mientras que antes los alimentos y las medicinas gozaban de un tipo de cambio preferencial de 2,6 bolívares por dólar.

El endurecimiento de los controles a las importaciones estaría encaminado a evitar que la eliminación de dicha tasa desate una ola de especulaciones en torno a los precios de estos productos básicos que antes contaban con un menor tipo de cambio. Sin embargo, los expertos consideran que esta iniciativa es una devaluación efectiva de la moneda local que podría desembocar en una escasez de determinados alimentos. Chávez lo niega y defiende que la nueva medida protegerá a las clases más pobres.

Hoy Chávez ha señalado que la incidencia de la eliminación del tipo de cambio dual será menor a la que prevén muchos analistas. Esto es así, según el mandatario, porque, en la práctica, muchos productos ya se vendían en el país como si hubiesen sido adquiridos a la tasa de 4,3 bolívares por dólar.

Para terminar, Armando León, ha manifestado que se revisará la Ley del Sistema Financiero Bancario. Dicha revisión gira en torno al tope del 20% que se fija para los créditos al consumo, es decir, el otorgamiento de financiación para la compra de vehículos y las adquisiciones efectuadas a través de tarjetas de crédito.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario