País blindado

Brasil es el país latinoamericano que más invirtió en la compra de armamento en 2009, por encima de los 25.000 millones de dólares(18.000 millones de euros), un 1,5% de su Producto Interior Bruto (PIB), lo que le convierte en el duodécimo estado en el mundo con mayor gasto militar. Desde hace varios años, la región brasileña incrementó la adquisición de material bélico, con el fin de consolidar su posicionamiento regional e internacional. Lo único que necesita Brasil si quiere afianzarse como potencia número uno del subcontinente, es mejorar la Fuerza Aérea. Por ello, el gobierno brasileño está a punto de firmar un contrato multimillonario para la compra de aviones caza. Brasil es el país latinoamericano que más invirtió en la compra de armamento en 2009, por encima de los 25.000 millones de dólares(18.000 millones de euros), un 1,5% de su Producto Interior Bruto (PIB), lo que le convierte en el duodécimo estado en el mundo con mayor gasto militar. Desde hace varios años, la región brasileña incrementó la adquisición de material bélico, con el fin de consolidar su posicionamiento regional e internacional. Lo único que necesita Brasil si quiere afianzarse como potencia número uno del subcontinente, es mejorar la Fuerza Aérea. Por ello, el gobierno brasileño está a punto de firmar un contrato multimillonario para la compra de aviones caza.

En declaraciones a AméricaEconómica.com, Pere Ortega, investigador de un centro de estudios para la Defensa (PAU J.M Delàs), afirmó que Brasil “es la potencia militar más importante en América Latina. Es el país que más transformaciones llevó a cabo en las Fuerzas Armadas. Su intención es modernizar el ejército y por ello se preparan en mejorar.”

Según el informe anual de gasto militar de los países en desarrollo que publicó el Congreso de EE.UU, Brasil es la nación que más gastará en 2010 en armas, 7.200 millones de dólares (5.400 millones de euros). Una cifra enorme si la comparamos con el presupuesto que el país destinó al programa alimentario para reducir la indigencia, unos 5.000 millones de euros (3.700 millones de euros).

En América Latina, la inversión total en material bélico sumó 34.000 millones de dólares (25.000 millones de euros) en 2009. Brasil incrementó su gasto militar un 16% con respecto a 2008. Le siguen Colombia, con unos 10.000 millones de dólares (7.500 millones de euros) y Chile, con unos 5.000 millones de dólares(3.700 millones de euros).

Cuando el país haga efectivo el multimillonario contrato de compra de aviones caza a Francia para la Fuerza Aérea, Brasil se convertirá, sin lugar a duda, en la primera potencia militar de Latinoamérica.

Hace unos días, la presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, mantuvo una larga reunión con el ministro de Defensa, Nelson Jobim, en medio de los intensos rumores sobre la próxima adjudicación de un contrato de compra de aviones caza para la Fuerza Aérea. Jobim está al frente de los estudios sobre el multimillonario contrato que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva pretende definir antes de entregar el poder, el 1 de enero.

Tres empresas disputan la licitación de los cazas valorada entre 4.000 y 7.000 millones de dólares(3.000 y 5.000 millones de euros): el fabricante estadounidense Boeing y su caza F/A-18 Super Hornet, la francesa Dassault y su Rafale, y la sueca Saab con su Gripen NG. El Rafale fue descrito como favorito por Lula, ya que Dassault se comprometió a una transferencia irrestricta de tecnología a Brasil junto con el contrato de compra.

El experto informó que “Rusia, EE.UU y Francia, son los países de los que más se abastece Brasil a la hora de comprar material militar.” Los tratados militares suscriptos con Francia desde 2005, proveen a Brasil de una cantidad de armas anuales fijadas en los acuerdos bilaterales. Entre 2005 y 2010 las compras de insumos militares al gobierno francés llegan casi a los 12.000 millones de dólares(9.000 millones de euros), que incluyen un submarino nuclear y varios aviones de combate. En consecuencia, Francia superó al país norteamericano como el principal vendedor de armas a la región brasileña.

El Ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobim, estuvo recientemente en España. Jobim se reunió en Madrid con su homóloga española, Carmen Chacón, para firmar un acuerdo de cooperación, militar, científica y tecnológica en el ámbito de Defensa. El ministro brasileño también se citó con los responsables de la empresa pública Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (Isdefe) para interesarse por su modelo de gestión y trasladarlo a la administración brasileña.

”En la venta del sector industrial armamentístico, España no hace grandes colaboraciones, pero sí suministra a Brasil de aviones de carga y transporte militar, como la aeronave P-3 Orion.”, declaró el investigador Pere Ortega. La empresa española EADS-CASA, con que la Nelson Jobim firmó un contrato comercial en junio referente a la venta de 9 aviones, ya hizo entrega del primero de ellos a la Fuerza Aérea Brasileña.

Brasil, que forma parte del grupo de países emergentes que aspiran a convertirse en potencias influyentes (BRIC), junto con Rusia, India y China, necesita respaldar su penetración económica, política y diplomática en varias regiones extracontinentales, es por ello que primero deberá respaldarse con unas fuerzas armadas bien equipadas.

Además, Brasil prepara una política de modernización de su infraestructura militar que incluye varios contratos millonarios con transferencia de tecnología que le permitirán, en el futuro, producir y comercializar sus propios productos en América Latina además de instalar fábricas de equipos militares en su territorio.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario