Optimismo en la siderurgia

El consumo aparente de acero cayó un 50% en los siete primeros meses de año, hasta 905,000 toneladas, según datos de la patronal UNESID (Asociación Empresarial de la Siderurgia Española). A pesar de ello, desde el verano la industria siderúrgica española viene experimentando una recuperación en su cartera de pedidos. Según UNESID, esta tendencia es “consecuencia del bajo nivel de los inventarios y se traducirá en una mejora del consumo aparente en el cuarto trimestre del año”. Este optimismo se consolida con el éxito de las compañías siderúrgicas españolas en el mercado internacional, que podría aminorar el impacto del desplome del consumo de acero en el mercado nacional al cierre del ejercicio. En los siete primeros meses del año, las exportaciones a países terceros han aumentado un 67% respecto al mismo periodo del año anterior, “a pesar de las dificultades del tipo de cambio”, informo la patronal. Se aprecia un cambio “sustancial del patrón comercial en el comercio exterior siderúrgico en los últimos quince años” al haber registrado un “saldo comercial positivo de productos siderúrgicos entre enero y julio”, explica UNESID. De este modo, las importaciones totales de productos siderúrgicos alcanzaron los 3,7 millones de toneladas, frente a los 7,8 registrados en el mismo periodo de 2008, lo que representa un descenso del 53%. El consumo aparente de acero cayó un 50% en los siete primeros meses de año, hasta 905,000 toneladas, según datos de la patronal UNESID (Asociación Empresarial de la Siderurgia Española). A pesar de ello, desde el verano la industria siderúrgica española viene experimentando una recuperación en su cartera de pedidos. Según UNESID, esta tendencia es “consecuencia del bajo nivel de los inventarios y se traducirá en una mejora del consumo aparente en el cuarto trimestre del año”. Este optimismo se consolida con el éxito de las compañías siderúrgicas españolas en el mercado internacional, que podría aminorar el impacto del desplome del consumo de acero en el mercado nacional al cierre del ejercicio. En los siete primeros meses del año, las exportaciones a países terceros han aumentado un 67% respecto al mismo periodo del año anterior, “a pesar de las dificultades del tipo de cambio”, informo la patronal. Se aprecia un cambio “sustancial del patrón comercial en el comercio exterior siderúrgico en los últimos quince años” al haber registrado un “saldo comercial positivo de productos siderúrgicos entre enero y julio”, explica UNESID. De este modo, las importaciones totales de productos siderúrgicos alcanzaron los 3,7 millones de toneladas, frente a los 7,8 registrados en el mismo periodo de 2008, lo que representa un descenso del 53%.

En relación con la producción, en los siete primeros meses del año se redujo un 37%, hasta situarse en 7,6 millones de toneladas. El ajuste de la producción fue “similar en todas las calidades, si bien con mayor intensidad en la de aceros aleados, directamente ligados al sector de la automoción”, explica UNESID.

La producción de acero bruto de las fábricas españolas en octubre fue de 1,4 millones de toneladas. Esta cantidad es muy similar a la de septiembre y a la de junio. La cifra está también en la media de los últimos 12 meses. La situación de la industria, sin contar con la disminución propia de los meses estivales, es por tanto de estabilidad. Sin embargo, la cifra del mes de noviembre es un 12% inferior a la del mismo mes del año pasado. En definitiva, y siguiendo a UNESID, todos los datos confirman que la producción siderúrgica registrará este año una clara mejoría sobre el año pasado.

Si ahora pasamos a considerar la situación de la industria siderúrgica a nivel mundial, nos encontramos con que la producción de acero continúa bastante débil. Según la World Steel Association (Asociación Mundial del Acero), la producción del insumo del crudo de China en septiembre de este año fue de 47,9 millones de toneladas, con una disminución del 5,9% en comparación con igual mes del año pasado. Aunque en muchos países la situación es opuesta, observándose niveles de producción superiores a los del año pasado. Es, por ejemplo, el caso de Chile, donde se espera que la importante inversión en construcción para el sector minero, eleve de forma significativa la producción.

UNESID ha publicado el análisis sobre el mercado siderúrgico europeo del Comité Económico de Eurofer. En él, se constata la mejora de las condiciones macroeconómicas europeas, especialmente por el empuje de Alemania. Según el informe, el índice Swip, que refleja la actividad de los sectores consumidores de acero, tuvo un crecimiento interanual del 6,8%, en el segundo trimestre, algo mejor de lo esperado. El consumo aparente de acero aceleró su avance durante el segundo trimestre hasta el 35,2%.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario